No pudo pasar del empate el Atlético en Getafe después del triunfo agónico del Real Madrid en el descuento frente al Elche. El Barcelona juega esta noche ante el Huesca y puede comprimir más LaLiga. Alavés y Éibar no levantan cabeza y cada jornada se hunden un poco más, como el Huesca, con un partido menos.

Sufrió de lo lindo el Real Madrid para hacerse con los puntos frente a un Elche que vendió muy cara su derrota pero que finalmente tuvo que inclinarse ante la categoría y capacidad goleadora de Benzema. El francés, con dos goles, el segundo ya en tiempo de prolongación, logró salvar los muebles y mantener al Madrid en la carrera por el campeonato. Sobre todo ahora, que parece flaquear el líder. El Elche de Escribá, a pesar de figurar en  los últimos lugares de la tabla, supo contener las llegadas de los blancos, escasas en la primera mitad, e incluso estirarse y marcar. Pudo hacer un segundo tanto, pero allí emergió Courtois, que a veces tienen escaso trabajo, pero que siempre lo resuelve bien. Zidane tuvo que modificar la espinar dorsal de su equipo al inicio de la segunda mitad y dar paso a los pesos pesados, Modric y Kroos, que se habían quedado en el banquillo descansando. Pero está visto que los blancos no tienen buen banquillo porque su presencia fue determinante para crear ocasiones -aunque pocas- y al menos salvar los muebles con los dos goles citados en la recta final. Los tres puntos del Madrid, unidos al pinchazo del líder, le acercan un poco más a la cabeza, aunque aún debe remar mucho y, sobre todo jugar un poco mejor y crear más ocasiones.

Precisamente el líder cerró la jornada del sábado haciendo una enorme demostración de dominio y falta de gol en Getafe. Bordalás planteó un partido espeso, complicado, sin dejar jugar, a los colchoneros, que se estrellaron ante el mejor Soria de las últimas semanas y, sino, frente a los postes (Luis Suárez). Nuevo pinchazo del equipo de Simeone, que ya se ha dejado once puntos en las últimas semanas y que está viendo cómo la competición se le hace larga y la falta de gol le penaliza. Y lo venimos diciendo todas las semanas, si no marcar no eres nadie y lo pagas. Dos puntos que volaron que ya no volverán y permite a tus perseguidores acercarse. Y ya sabemos que cuando Barcelona y Madrid se ponen a tiro tienen los colmillos muy largo. Y el Atlético es, recordémoslo, el ‘Pupas’. El punto, por otra parte, refuerza al Getafe, que lleva varias semanas de capa caída.

El Sevilla ganó el derbi y apuntala la cuarta plaza, y aún puede consolidar ese puesto si derrota el miércoles al Elche en el partido aplazado que aún resta en esta Liga. El Betis mereció más, pero no estuvo acertado ante el gol y eso se paga al final.

La lucha por la Europa League sigue emocionante, sobre todo tras la derrota de la Real Sociedad en Granada (1-0) en un partido bronco, espeso y de escasísima calidad. Un gol de rebote de Germán (golpeó en su pierna el disparo de un compañero) dio tres puntos a los de Diego Martínez, que jugaron un partido aseado a defender y a buscar alguna contra. Lo más justo hubiera sido un empate sin goles porque ninguno hizo méritos para mucho más, pero en ocasiones los astros se unen y giran la ruleta hacia un lado. Cayó hacia el Granada y tres puntos más que le permiten acercarse a Europa. Además, el Villarreal se llevó otro triunfo de Ipurúa, aunque sufrió durante la segunda mitad, y dejó al Éibar con una medio estocada en el cuello que le puede enviar a la Liga 123.

Los de abajo no ceden pero tampoco escapan de las brasas. Osasuna y Valladolid firmaron unas sosas tablas que reparten los puntos pero que les dejan casi igual, eso sí, con una jornada menos por disputar. Partido, otro más, sin historia, como unos cuantos de este fin de semana, que quizá pasará a la historia por ser una jornada bastante deplorable en lo futbolístico y, sobre todo, en la capacidad goleadora de sus integrantes. Otro que no levanta cabeza es el Alavés, que después de ir ganando casi todo el encuentro ccedió al final un empate ante el Cádiz -un rival relativamente directo– y se quedó una semana más con la miel en los labios. Pinta el futuro muy negro para los dos equipos vascos, Éibar y Alavés, y lo peor es que no se atisban visos de mejora. Mejor le van las cosas al Levante, que ahora mismo es el primer equipo de la Comunidad Valenciana y que ya tiene la permanencia prácticamente asegurada y mira más hacia arriba que hacia abajo. Excelente trabajo el de Paco López un año más. Y futuro todavía complicado para Javi Gracia, que continúa sin dar con la tecla y cada semana está más cuestionado. Y otro empate sin goles se registro el domingo en Balaídos. Celta y Athletic no ofrecieron nada interesante y se repartieron el botín para continuar en mitad de la tabla.

Y esta noche completamos la jornada con el Barcelona-Huesca, con favoritismo claro para los culés, sobre todo ahora que los de Koeman si ganan estarían muy enganchados a la competición. Todo en el aire ya casi en la recta final.

Comentarios