Apenas dos meses, lo que duró la pretemporada y la adaptación de Marko Marin a su nuevo equipo. El alemán, que procede del Chelsea, llegó ya con la etiqueta de estrella, pero su último año en el club londinense no fue el mejor. No gozaba de minutos y su rol en el banquillo se consolidaba de cada vez más. No obstante, su potencial era un gran atractivo para que el equipo hispalense se hiciera con sus servicios.

Así pues, el extremo llegó a la capital andaluza consciente de la competencia. Los de Emery se han reforzado muy bien este verano después de las ventas de dos de sus estrellas, Navas y Negredo. Precisamente, la marcha de Navas obligaba a fichar un extremo de nivel. De esta manera, Marko Marin, junto con otro “fichaje”, el de Perotti, que estuvo dos años desaparecido por culpa de las continuas lesiones. Marin y otros fichajes, como Nico Pareja, Gameiro y Bacca, se postulaban como la columna del nuevo proyecto sevillista.

Aunque es pronto y solo llevamos una jornada de loga, lo cierto es que, en concreto, Marko Marin, ya ha dado mucho que hablar en Sevilla. Lo abalan su agilidad y velocidad. La facilidad con la que regatea en algunas ocasiones ya ha sorprendido a más de uno. Lo malo para Marin es que tendrá que hacer olvidar a Navas, pero lo mejor del alemán es que tiene cualidades incluso mejores para hacerlo. Si Navas era el típico extremo de pierna cerrada, que siempre buscaba el regate largo, aprovechando la velocidad, para poner centros, Marin es la pura expresión de fútbol moderno. Jugador de banda con tendencia a meterse hacia el centro para disparar, o tirar diagonales para desmarcarse o asociarse con los medio centros. Es por eso que Marin da más posibilidades al esquema de Unai.

En la primera jornada no pudo hacer nada para evitar la derrota de los suyos frente al Atlético en casa, y no porque no lo intentara. Lo único que se le puede reprochar fue el desacierto de cara a gol. Lo bueno de todo esto es que el Sevilla ya ha tenido la oportunidad de resarcirse de la derrota del domingo. El jueves disputó el encuentro de la previa de la  Europa League en casa, en el que venció por 4 goles a 1. Marin marcó dos de los cuatro tantos y fue, sin duda, el hombre del partido.

La afición del Sevilla se encomienda ahora a su nuevo héroe. Eso sí, parece que la figura de Jesús Navas, aunque cueste, se va a olvidar muy pronto, si el alemán sigue con el rendimiento que ha demostrado.

Xesc Ripoll

@LigaBBVAFM / @MasFutbol_FM / @XescRipoll