El RCD Mallorca cierra el año 2018 el próximo viernes ante el Nástic de Tarragona en Son Moix. Será un partido especial para varios jugadores y, sobre todo, para Vicente Moreno. Àlex López, Xisco Campos o Manolo Reina vistieron en su momento la elástica del combinado catalán, pero el viernes se enfrentarán a ellos. Para Reina, que volvió a la titularidad en El Molinón tras seis partidos, enfrentarse al Nástic le provocará revivir momentos del pasado: «El equipo de ahora es muy diferente del que estuve (militó cuatro temporadas). Allí he vivido cosas muy especiales, es un club al que le tengo cariño y por eso será un partido especial». «Al margen del rival tenemos que fijarnos en nosotros y no bajar la guardia. En Segunda si te relajas te pegan un palo. Hay que correr y trabajar más que nadie», añade.

Reina reconoce que el partido ante el Nástic será muy complicado: «Es un rival más difícil de lo que dice la clasificación. Tiene muy buenos jugadores. Nosotros tenemos que hacer como hemos hecho en todos los partidos, salir e intentar ganar el partido para dar una alegría a nuestra gente». Si el viernes el Mallorca gana sumará ya 30 puntos, algo que en otros años en Segunda costó más en conseguir. Reina admite que el vestuario es ambicioso: «Hay que llegar a los 50 puntos y después veremos en qué jornada llegamos a esa puntuación y de qué manera podemos pelear».

El guardameta bermellón explica que ahora se encuentra bien, pero que ha tardado más de lo esperado en recuperarse de la lesión «porque no quería recaer». «Lo único que tenía en la cabeza era recuperarme; mientras, la portería ha estado bien cubierta», indica. Por último, admite que el año 2018 ha sido «muy bonito para todos los mallorquinistas y hay que terminarlo de la mejor manera posible».