El RCD Espanyol llegó a Mallorca para visitar el Visit Mallorca Estado. En el feudo bermellón aguardaba el RCD Mallorca, para disputar el partido correspondiente a la vigesimoquinta jornada de campeonato en la Liga Smartbank. Dicho encuentro se decidió con dura derrota (1-2) de los locales, que ven como su perseguidor acorta la distancia en la tabla clasificatoria.

Luis García Plaza afrontaba una de las finales por el ascenso que le quedan a los de su elenco. Reina, Gámez, Valjent, Raíllo, Oliván, Salva, Iñigo, Sánchez, Dani, Amath y Abdón fueron los elegidos para el once. Por el otro bando, Vicente Moreno regresó a Son Moix con un equipo plagado de estrellas como Adrián Embarba o Raúl de Tomás.

Ambos equipos arrancaron con ganas y respeto un partido en el que el Espanyol pondría el mando, y el Mallorca las ocasiones. Amath Ndiaye fue el desafortunado protagonista de una primera parte en la que el ariete africano fallaría dos claras ocasiones, después de que Diego López luciera sus puntos fuertes. El Espanyol fue creciendo en el encuentró a la media hora una falta que acabaría en gol: Javier Puado remató a puerta una magnífica asistencia en forma de balón parado por parte de Embarba. Al Mallorca el gol le cayó como un jarro de agua fría, y tuvo que achicar agua hasta el cierre del primer acto para no encajar un segundo gol. Los de LGP estuvieron nerviosos y fallones.

En la segunda parte pasarían muchas cosas. Los de casa encontraron el empate en una jugada aislada cuando el crono marcaba el 52. Ndiaye se desquitó de sus errores iniciales y conectó con una sensacional volea una asistencia de Antonio para nivelar la tarde. El partido bajó las pulsaciones y los equipos decidieron refrescar sus piernas. Álvaro, Mollejo, Febas y Murilo saltarían al césped antes del final del encuentro, pero entre el primero y el segundo los blanquiazules aprovecharon un grotesco error defensivo de los palmesanos para volver a ponerse por delante. Nany Diamata fue el autor del segundo tanto, com RDT a la asistencia. Los de Moreno supieron jugar su partido, desquiciaron a sus rivales y a partir del 1-2 no se jugó al fútbol.

El Mallorca da un paso atrás en su carrera por ascender y beneficia a la vez a su principal perseguidor en la clasificación. El Espanyol se queda a dos unidades de los mallorquinistas, que prepararán desde mañana otro de los partidos claves restantes en la presente campaña: UD Almería, la semana que viene, y de nuevo en casa.