Se aprieta la cabeza de LaLiga, con tres equipos en sólo dos puntos. Por abajo se complica la situación para Elche, Valladolid y Getafe, que perdieron.

Empate entre Betis y Atlético que sirve a los de Simeone para mantener el liderato de LaLiga, si bien la ventaja cada día es menor respecto a sus rivales. Un punto sobre el real Madrid y dos sobre el Barcelona. Partido igualado en Heliópolis que se le puso de cara al cuadro rojiblanco pero que no supo ni pudo mantener su ventaja. El Betis apretó en algunos momentos y fue superior, pero Oblak salvó los muebles. Los minutos finales sí fueron claramente visitantes, con un Atlético volcado que la tuvo en un par de ocasiones en las botas de un desacertado Corre. Al final, tablas y los rivales al acecho aunque el Atleti continúa dependiendo de sí mismo.

Real Madrid y Barcelona disputaron un nuevo ‘Clásico’, otro más, bajo un aguacero torrencial durante muchos minutos y con un chaparrón de jugadas complicadas, y dudosas de las que se va a hablar toda la semana. Aunque ya sabemos que los Medios de Comunicación no necesitan (necesitamos) muchos argumentos para agobiar a los seguidores con un mismo tema, sobre todo si afecta a los dos grandes. El sábado el Real Madrid se impuso después de una primera mitad espectacular en la que el Barcelona sencillamente no existió. Un sublime Benzema, de tacón, y Kroos, con un poco de fortuna, adelantaron a los blancos, que al descanso dominaban con claridad y sin pasar apuros ante un Barcelona inexistente al que Vinicius había destrozado. La segunda mitad fue distinta porque los catalanes se activaron y redujeron distancias por medio de Mingueza. La lluvia se sumó al partido y cayó de forma abrupta, impidiendo los movimientos de los jugadores y empapando sus camisetas. La foto del día fue ver a Messi cambiarse de zamarra completamente helado, tiritando de frío, mediada esta segunda mitad. Lo intentaron los culés hasta el final, pero sin fortuna. Mendy pudo hacer un penalti a Braithwaite (para unos lo es y para otros no; pero se pudo pitar) e Ilaix estrelló un balón en el larguero ya en el descuento que hubiera sido el empate. Finalmente ganó el Madrid, que pocas veces falla en las grandes ocasiones, y comprime LaLiga a falta de ocho encuentros.

La Real Sociedad, actual campeón copero, no pudo pasar del empate en Mestalla frente al Valencia a pesar de jugar con ventaja durante muchos minutos. Los de Imanol fueron superiores al cuadro levantino, pero entre errores defensivos, falta de contundencia en ataque y decisiones arbitrales más que polémicas al final se llegó con reparto de puntos que contenta más al Valencia que a los donostiarras. El arbitraje de Pizarro fue sencillamente penoso. Pitó dos penaltis a favor de los locales, uno más que dudoso, y no señaló otro posible a Isak por un positón, como el señalado a Paulista -protagonista del choque- minutos antes. Precisamente no expulsó al defensa valenciano tras una clara falta a Isak (segunda amarilla) momentos antes de marcar el tanto del empate. Un golazo, todo hay que decirlo. Así que tablas y a seguir peleando ambos. Pero peor le fue al Villarreal, que cayó en casa ante Osasuna y se aleja de la quinta plaza. Mal partido de los amarillos y muy buena reacción de los navarros en las últimas jornadas. La salvación está cerca.

En cuanto al descenso, la igualdad comienza a imperar y ya hay una serie de conjuntos amenazados tras los últimos resultados. El Huesca, por fin después de seis meses, logra salir del hoyo después de derrotar de forma contundente a un Elche que no estuvo al nivel de las últimas semanas. Los errores de Badía y de la defensa penalizaron en exceso a los ilicitanos, que se vieron superados desde el inicio por un Huesca convencido de sumar puntos de que se aferra a la permanencia. Es el conjunto aragonés ahora mismo uno de los que mejor llega al tramo final. Y este aspecto es básico para lograr el éxito de la permanencia. Muy mal le va al Éibar, que volvió a perder en su estadio frente al Levante. No obstante, la derrota no es lo peor para los armeros, sino su escasa confianza y la nulidad de recursos mostrados a lo largo de toda la campaña. El conjunto de Mendilíbar se ha caído completamente y ahora están aflorando todos los errores cometidos en la planificación de pretemporada. Sin duda alguna, el Éibar, desgraciadamente, es uno de los candidatos al descenso sí o sí. Mejor le fueron las cosas al Alavés, que con Calleja como nuevo inquilino del banquillo logró arañar un punto en San Mamés que bien pudieron ser los tres (le fueron anulados dos goles por fuera de juego, claros ambos), aunque también el Athletic apretó al final y pudo marcar. Volvió a la titularidad Lucas, en el ostracismo con Abelardo, y se vio otra imagen de equipo que ahora toca  continuar. El próximo fin de semana tendrán otro examen, casi definitivo, frente al Huesca.

Otro que se mete en líos es el Getafe, que volvió a perder, merced a un autogol, frente a un Cádiz que casi cierra la permanencia. Jugó Cala, olvidando la semana pasada, y los tres puntos dejan un buen sabor a la plantilla andaluza. Para Bordalás y lo suyos no ha terminado el mes de pasión. El juego es malo, los resultados no acompañan y el calendario se empina. Barcelona, Madrid y Villarreal, entre otros por arriba y Huesca y Éibar por abajo. Tienen mucho trabajo los azulones si no quieren estrellarse. La misma situación para el Valladolid, que después de una buena primera mitad se complicó la vida en la segunda y dejó que el Granada, en menos de diez minutos, le diera la vuelta al marcador. Salvación casi asegurada para los nazaríes y más problemas para el Valladolid, que viaja la próxima semana a Elche. Partido a vida o muerte.

Y esta noche, Celta-Sevilla, con muy pocas cosas en juego porque los gallegos casi están salvados y los andaluces tienen la cuarta plaza en la mano.

Comentarios