El Estadi vivirá una gran final este domingo. Ganando al Villanovense el Atlético Baleares sería equipo de Primera RFEF, lo que le colocaría entre los mejores 82 equipos españoles de cara a la próxima temporada. En el actual formato hay 122 conjuntos entre las tres primeras categorías del fútbol nacional, por lo que, pese a ser el mismo escalón, significaría, sin duda, una mejora competitiva para el club.

Con ese objetivo, Xavi Calm intentará prolongar la asombrosa racha del equipo desde que se hizo con el puesto de primer entrenador, encadenando hasta la fecha cinco victorias consecutivas y logrando una mejora notable de las sensaciones que transmiten los jugadores sobre el verde. De lograrlo, sería muy probable que el míster se ganase la renovación, dada su buena sintonía con la propiedad y los buenos resultados cosechados en una situación tan delicada como la que había cuando se hizo con el timón.

Para todo ello, es vital que el equipo haga valer el factor campo frente a un rival directo. De esa forma evitarían tener que jugárselo todo en una última jornada que sería de infarto, y más teniendo en cuenta que dejarían de depender de ellos mismos. Esperemos que el equipo, con el empuje de la afición, cierre matemáticamente el acceso a esta nueva categoría, evolución de la actual Segunda B, la nueva Pro.

Comentarios