A falta de nueve jornadas para el final del campeonato el Mallorca es segundo y cuenta con cinco puntos de ventaja respecto al Almería, que es tercero y que además tiene el goal-average particular perdido contra los bermellones.

Durante toda la temporada se evita hablar del ascenso directo como obligación, ya sea por presupuesto o por quitarle presión al equipo, pero llegados a este tramo de la competición todos estamos mirando el calendario y haciendo cuentas para ver qué necesita el Mallorca para subir.

La realidad, aunque decirlo pueda estar mal o ser contraproducente para el equipo, es que el Mallorca tiene por delante nueve jornadas en las que se va a enfrentar a rivales que ocupan, excepto la Ponferradina, posiciones de media tabla para abajo y cuyas aspiraciones se limitan a continuar en media tabla o evitar el descenso de categoría. Es el calendario más asequible de los equipos que están arriba, pues el Espanyol aún tiene que enfrentarse al Leganés y tiene un choque que puede ser definitivo contra el Almería en dos jornadas. En cuanto a Leganés y Sporting, sintiéndolo mucho por los pepineros y por los sportinguistas, no están, desde mi punto de vista, en la lista de contendientes a ascenso directo y van a tener que intentarlo vía playoff, esto va a ser una lucha a tres bandos.

Lugo, Castellón, Sabadell, Mirandés, Málaga, Alcorcón, Tenerife, Zaragoza y Ponferradina. Los nombres no asustan mucho, y si tenemos en cuenta los datos de la primera vuelta de LaLigaSmartbank, ante estos equipos el Mallorca sumó 23 puntos de 27 posibles, igualando estos registros el Mallorca sería matemáticamente equipo de 1ª División y permitid que me aventure diciendo esto, pero considero que con un par menos, puede ser suficiente para subir.

El Mallorca tiene que recuperar la fiabilidad como visitante y hacerse fuerte en casa, pues los equipos que se juegan el descenso buscarán hacer de su estadio un fortín para lograr los puntos necesarios para la permanencia. Todos se juegan mucho, quizás los rivales más asequibles sean aquellos que están en media tabla y que no aspiran a playoff ni tampoco ven como el descenso aprieta, que no aquellos que están mirando de reojo al pozo de 2aB y que se juegan la vida en cada encuentro.

Dicho esto, el Mallorca ha demostrado ser uno de los mejores equipos de la categoría durante toda la temporada y la realidad es que no subir directamente, viendo la distancia que separa al Almería de la segunda plaza, y sabiendo que el calendario no es ni mucho menos un infierno, sería un jarro de agua fría para la afición mallorquinista.

Comentarios