El Mallorca visita mañana El Toralín para medirse a la SD Ponferradina con el objetivo de arrebatarle la primera posición al Espanyol y ser campeón de la categoría de plata.

Final de temporada para Mallorca y Ponferradina con los objetivos más que cumplidos, el equipo berciano ha vivido en la zona tranquila durante toda la temporada y mantiene sin apuros la categoría, incluso se han permitido soñar en algunas jornadas con la posibilidad de jugar el playoff de ascenso, pero un mal final de temporada enterró sus aspiraciones. Los bermellones llevan dos semanas ascendidos y parecía que no iban a tener nada por lo que luchar, pero el pinchazo del Espanyol ante el Oviedo le pone algo de picante a la última jornada, en la que si el Mallorca vence y los pericos no hacen lo propio en Santo Domingo, los baleares se alzarán con el trofeo de campeón.

El conjunto castellanoleonés no podrá contar con Valcarce por la cláusula del miedo y Luis García Plaza se verá privado de Salva Sevilla, Trajkovski y Baba, el primero por acumulación de tarjetas amarillas y los dos últimos por compromisos internacionales.

Si la motivación de ser campeón no fuera suficiente para el Mallorca, el premio es goloso, 400.000€ más para conformar una plantilla de Primera División la temporada que viene. También querrán dedicarle la victoria a Luis García Plaza, que ha tenido una semana difícil y buscará terminar esta temporada de ensueño con una alegría más. La SD Ponferradina no tiene más alicientes que el de defender la octava posición y obtener más beneficio económico para la temporada que viene.

En definitiva, el Mallorca cierra la temporada con la tarea completada y busca redondearla arrebatándole el liderato al RCD Espanyol, equipo con el que recientemente se ha formado una pequeña rivalidad a raíz de la pelea por las plazas de ascenso directo en ciertos momentos de la temporada. Al final, ambos se verán las caras en primera el año que viene y solo falta ver cuál de ellos lo hará como campeón.

Comentarios