El RCD Mallorca se quiere reencontrar con la sensación de la victoria este sábado en Son Moix. Los bermellones reciben a un peligroso equipo como es el Mirandés, pero eso no debe ser excusa alguna para sumar de tres y dejar un poco más encaminado el regreso a Primera División. Las últimas dos jornadas se saldaron con derrotas mallorquinas (1-0 vs Castellón y Sabadell), por lo que cerrar dicha mala racha debe ser clave para encarar las últimas cinco jornadas de campeonato con una cierta tranquilidad. Ganar al Mirandés dejaría a los baleares, como mínimo, a seis puntos (más golaverage) del Almería con tan solo 15 puntos por disputarse. Ese contexto podría cambiar y deberemos activar las alertas del partido entre el equipo andaluz y el Oviedo, un Almería que estrena entrenador.

Luis García Plaza, cauto y sensato como siempre. El míster bermellón, ayer en rueda de prensa, ya dejó claro lo complejo que será el partido ante el Mirandés: “Tienen unos datos físicos espectaculares, es el equipo más corre en distancia y alta intensidad. Son un combinado muy joven, sin agobio clasificatorio”. “Tendremos que hacer un partido muy serio para ganarle”, sentencia. Un García Plaza que confirmó las bajas de Íñigo Ruiz de Galarreta e Iddrisu Baba: “Sedlar, Febas o Salva. Dos de estos jugarán en el centro del campo”. 

El técnico madrileño también hizo mucho hincapié en que el Mallorca depende de sí mismo para volver a Primera División: “Mientras que yo gane me da igual qué hagan los demás. Dependemos de nosotros a no ser que perdamos tres partidos seguidos. Es importante cortar la mala dinámica”. “No entiendo y no comparto la expulsión. Se ha hecho una injusticia, el error es del cuarto árbitro. Se ve en las imágenes. Recurrimos y tampoco nos hacen caso, añade sobre la sanción que le han puesto de dos partidos.

Comentarios