Se acabó. LaLiga puso punto y final y el Atlético confirmó las expectativas y conquistó el campeonato. El Real Madrid sufrió y finalmente venció, pero no pudo ser. Real Sociedad y Betis también certificaron plazas de Europa League mientras que el Villarreal tuvo que conformarse con la séptima plaza e irá a la Conference League si pierde la final europea del miércoles (si gana jugará la Champions). Por abajo el gran vencedor, contra todo pronóstico, fue el Elche, que derrotó al Athletic y aprovechó el pinchazo del Huesca, acompañante definitivo de Valladolid y Éibar a la Liga Smartbank.

Al Atlético no le temblaron las piernas y se hizo con el campeonato liguero después de derrotar, no sin sufrir, a un Valladolid que vendió cara su piel aunque se sabía prácticamente en la Liga Smartbank. Los de Sergio se pusieron por delante tras una fantástica contra mediada la primera mitad. El Atlético continuó con su dominio, pero muy nervioso y sin acierto en la última jugada. Tras el paso por el vestuario, la reflexión y la charla de Simeone, el equipo colchonero fue otro y en una segunda parte vibrante logró su objetivo. Primero marcó Correa, para poner un broche de oro a su partido y temporada, y después Luis Suárez se aprovechó de un clamoroso error de Sergi Guardiola para hacer el segundo, el de la tranquilidad, el que daría definitivamente el título. Alegría final, triunfo, muy justo porque el conjunto rojiblanco ha sido el mejor durante las 38 jornadas. Tuvo un momento de debilidad allá por enero-febrero, cuando perdió casi toda su ventaja, pero supo reaccionar, recuperarse, y volver a su nivel en el momento más oportuno, en mayo, cuando se juegan las castañas. Enhorabuena a los atléticos porque su equipo, sin ninguna duda, ha sido el merecedor de LaLiga. El Valladolid, como se esperaba, vivió la otra cara de la moneda. Su derrota puso punto y final a un periplo de varios años en la máxima categoría después de una segunda vuelta lamentable. Cuando menos se esperaba el equipo se cayó y no se pudo levantar. Incluso, fue a peor. Finalmente llegó el esperado descenso. Y no llegó sólo, porque el técnico, Sergio, y el director deportivo ya han sido despedidos. Comienza una nueva etapa en Valladolid.

Por su parte, el Real Madrid, que peleó hasta el final, logró los tres puntos después de remontar el gol del Villarreal. Tuvo que esperar hasta el minuto 87 para lograr el empate, por medio de Benzema, y luego Modric, ya en tiempo de descuento, marcó un golazo para obtener un triunfo que de nada sirve.

El segundo foco de atención se centraba en la parte baja, donde Huesca, Elche y el propio Valladolid se jugaban una plaza para no descender. El conjunto de Pacheta contaba con ventaja y debía ganar, pero su enemistad con el gol -que le ha costado muchos puntos toda la campaña- le volvió a jugar una mala pasada. Todos los disparos locales se estrellaban en Cillessen, en el poste o se iban directamente a la grada. En Elche, mientras, los de Escribá cumplieron con orgullo su papel y derrotaron, con facilidad -todo hay que decirlo- a un Athletic lamentable que ha finalizado una campaña nefasta con un suspenso como nota según su propio entrenador. Con esta victoria sólo había que esperar un pinchazo del Huesca, que llegó con el pitido final para mantener una categoría muy complicada a la que ya accedió de forma sorprendente hace un año. Enhorabuena por tanto al conjunto ilicitano, que ha demostrado una vez más que tener uno de los presupuestos más bajos de la división no te condena al descenso por obligación. También se despidieron, como ya hemos indicado, el Valladolid y el Éibar, que fue derrotado por el Barcelona en un partido sin alma. No obstante, chapeau para los eibarreses por su trabajo los últimos años y por defender, en una época complicada, una forma de entender el fútbol.

La lucha por repartirse los puestos de Europa League cerraba la jornada definitiva de LaLiga. Real Sociedad, Betis y Villarreal eran los aspirantes a las dos plazas en juego y la verdad es que la tarde fue emocionante porque hubo momentos en los que todos ellos estuvieron fuera. A la Real Sociedad le bastaba con igualar otros resultados e incluso con un empate porque casi todo lo demás le favorecía. Le costó, pero fue superior a un Osasuna que no se jugaba nada. Un gol de Isak en los minutos finales le dio de forma definitiva la quinta plaza que tanto había merecido y el pase a la Europa League. Victoria que además tuvo un epílogo horas después con el triunfo de su filial ante el Algeciras y el consiguiente ascenso a la Liga Smartbank después de una ausencia de 59 años. Gran temporada del club donostiarra, que ha sumado títulos (Copa), clasificaciones europeas y ascensos de sus dos filiales. Además, el Betis, que en el descanso había caído a la séptima plaza, fue capaz de remontar dos goles en Balaídos y marcar tres para asentarse en la sexta plaza. Pellegrini, como en el Málaga, consigue meter en Europa al cuadro sevillano después de una segunda vuelta espectacular con sólo dos derrotas. Fantástico el chileno y sus hombres. El Villarreal, al final, se quedó con la séptima plaza y la Conference, en espera de su posible participación en la Champions si consigue derrotar al Manchester United el próximo miércoles en la final que se juega en Gdansk. 

Concluye una temporada complicada por la pandemia de la Covid. Es la hora del descanso y de la preparación del próximo curso, ya con público en las gradas (esperemos que en cantidades ya mayores). LaLiga volverá en agosto.

Comentarios