El Mallorca visita este próximo sábado el estadio de la Rosaleda para medirse al Málaga CF de Sergio Pellicer. El encuentro echará a rodar cuando marquen las 21:00h en el reloj de muñeca de José Francisco Hernández Maeso, encargado colegial de dirigir la contienda.

Una noche para cerrar el objetivo de toda una temporada, a eso sabe este Málaga-Mallorca. Los de Luis García Plaza necesitan conseguir al menos seis de los quince puntos restantes para certifiar la segunda plaza de ascenso directo, siendo la primera de ellas ya prácticamente inalcanzable. Y para ello, el técnico valenciano podrá contar con toda la tropa, a excepción de Iñigo Ruiz de Galarreta, por lesión; y Dani Rodríguez, por sanción. Quien sí estarán, y al 100%, son Abdón Prats y Antonio Raíllo. La presencia de Iddrisu Baba será una incógnita hasta el último momento.

La victoria ante el Mirandés reafirmó las ideas de un Mallorca que certificó medio ascenso tras el pinchazo simultáneo del Almería ante el Real Oviedo. La diferencia de ocho puntos más golaverage se antoja ya insalvable para el perseguidor principal de los bermellones, que llevan sin ganar desde marzo. Aún así, LGP y toda la cúpula del club hablan han repetido en innumerables ocasiones la necesidad de seguir trabajando para que no haya sorpresa posible.

El Málaga llega a esta trigesimoctava jornada con sensaciones un tanto agridulces: los boquerones ya tienen los deberes hechos en forma de salvación virtual, pero llegan tras encajar una dura derrota ante el RCD Espanyol (3-0). En dicho encuentro, Pellicer varió su 4-1-4-1 para jugar con cinco atrás. Aunque vistos los resultados, lo más probable es que su experimento se quede en agua de borrajas de cara a su enfrentamiento de esta semana. Los andaluces encuentran cuenta con jugadores peligrosos, entre los que destacan un veterano experimentado como David Lombán en defensa, Alberto Escassi, jugador de mucho equilibrio en sala de máquinas, y el eléctrico Yanis Rahmani (5 goles y 5 asistencias), entre otros. Las matemáticas todavía conceden al equipo de azul y blanco una mínima posibilidad de disputar el play-off de ascenso, y, como no podría ser de otra manera, lucharán por apularla.

El Mallorca puede dejar sellado su retorno a la élite este mismo sábado, y para ello deberá lograr un buen resultado en un imperial estadio de fútbol que le trae buenos recuerdos a los de la isla, ya que en su última visita, un solitario gol de Leo Suárez abrió la posibilidad real de que el Mallorca disputara la ronda de play-off que lo devolvió a Primera División en 2019.