El RCD Mallorca visitó el estadio de la Rosaleda para medirse al Málaga CF de Sergio Pellicer en lo que fue el partido correspondiente a la trigesimoctava jornada de liga para ambas escuadras. El choque concluyó con un empate (1-1) que deja a los bermellones un pasito más cerca de su objetivo.

Luis García Plaza tuvo que improvisar, porque pocas veces se tiene que ver obligado a hacer onces sin Dani Rodríguez, uno de sus baluartes sobre el verde. Reina, Sastre, Valjent, Raíllo, Oliván, Sánchez, Sedlar, Salva, Lago Junior, Amath y Abdón fueron los elegidos de un once en el que la entrada del extremo costamarfileño como titular después de mucho tiempo fue la gran novedad. Por su parte, los malagueños formaron con un 5-4-1 con Quintana en la punta de lanza. A Rahmani le tocó esperar desde la banca.

El partido empezó con ritmo y con oportunidades para ambos conjuntos. En una de las primeras acciones de peligro por parte de los locales, Brian Oliván repelió con el brazo un centro dentro del área y el VAR acabó por decretar una pena máxima que David Lombán transformó a la perfección para poner el 1-0. El Mallorca no dio muestra alguna de agobio tras encajar el tanto, y se puso el mono de trabajo para intentar voltear el marcador. Aleksandar Sedlar cuajó una magnífica actuación y fue la escoba que todo lo barrió en un centro del campo en el que se echó en falta al tigre de Betanzos. Lago Junior igualó la contienda con un cabezazo a centro de Sastre que supuso el 1-1 con el que se llegaría al descanso.

El Mallorca intentó encontrar la manera de llevarse los tres puntos a Palma en el segundo acto, pero no acabó dando con la tecla. A LGP le gustó lo que vio en los primeros 45 minutos y los cambios tardaron en llegar. Mboula, Febas y Álvaro Giménez iban a ser las piernas que refrescaran a un equipo que tuvo más ocasiones que su rival. Que el Málaga tiene un gran portero en Juan Soriano quedó evidenciado después de el ex canterano del Sevilla dejara una paleta de paradas de mucho nivel que aguaron las intentonas de los visitantes.

El conjunto bermellón vuelve a casa con un punto que deberá hacer bueno ante el Alcorcón este próximo fin de semana para así empezar a cuadrar las fechas para ir encargando la parafernalia celebrativa. Si el Mallorca se abona a la media inglesa (ganar en casa y empatar fuera) durante lo que queda de año lo tendrá realmente bien para acompañar al RCD Espanyol a la máxima categoría del fútbol español.