El RCD Mallorca ha publicado una breve entrevista al recién llegado a la isla Take Kubo. El jugador japonés afirma que «tenía muchas ganas de volver» y que, actualmente, gracias a la experiencia lograda en sus últimas cesiones y en los JJOO, es mejor jugador que en su primera campaña como bermellón.

«Desde el primer contacto noté como los jugadores y el cuerpo técnico tenían ganas de que volviera, incluso algunos jugadores me enviaron mensajes y desde ese momento tuve claro que quería volver», afirma Kubo, que conoce a la gran mayoría del vestuario y no se siente como un jugador nuevo. 

Take es consciente de que el objetivo es la salvación, objetivo que el Mallorca no logró cumplir en la 19-20, cosa que al nipón le dejó un sabor amargo: «Me quedó una espina clavada por el descenso y vengo a luchar a muerte por el objetivo».

Kubo ha crecido como jugador y él mismo destaca varias facetas mejoradas como el hambre de cara a gol y el sacrificio defensivo, así como la disciplina y la capacidad física. Por último, destaca haber hablado con pesos pesados como Dani Rodríguez o Valjent y dice «que van a intentar hacer este equipo aún más grande».