Mallorca y Sevilla firmaron tablas en un encuentro de gran emoción al final. Primera parte prodigiosa para los de LGP y segunda parte en la que el Sevilla reaccionó y empató un partido que el Mallorca mereció sentenciar mucho antes.

Undécima jornada en Son Moix que enfrentaba a Mallorca y Sevilla. Los bermellones llegaban algo fríos después de dejar escapar una victoria en Mestalla en los últimos minutos y por su parte los hispalenses venían de ganar en el Pizjuán en un partido loco ante el Levante. Luis García Plaza repetía once con la excepción de Kangin Lee por sanción. Lopetegui tampoco rotaba en exceso, pero introducía cambios en portería y en el lateral izquierdo, donde Acuña suplía a Augustinsson.

Buena entrada en Son Moix (15.000) para un Mallorca-Sevilla que empezó eléctrico con una gran jugada individual de Amath, que acababa centrando al segundo palo sin encontrar a nadie vestido de rojo. Los siguientes minutos transcurrieron sin acciones destacables, el Mallorca presionaba bien en campo rival y conseguía robar en muchas ocasiones. Amath y Ángel eran los hombres más en forma y los que más sensación de peligro creaban. Tanto era así que en el tras recordar a Raíllo en el 21’ Ángel empezaba una conducción por la derecha para darle un pase entre líneas a Amath, el senegalés estuvo rápido para dar un pase atrás que rechazó Diego Carlos y con un poco de fortuna el esférico le llegó a Antonio Sánchez, que se estrenaba con el equipo de su vida en la élite del fútbol español.

Cuando el Sevilla debía empezar a ser más peligroso el Mallorca se mantuvo muy sólido e incluso siguió creando peligro con Dani y Ángel a los mandos. El Mallorca cerró la primera parte sin sustos más allá de un gran pase largo de Diego Carlos que encontró a Rafa Mir y se terminó yendo desviado tras una vaselina que superó a Reina tras una salida regular. Al descanso 1-0 con muy buenas sensaciones en Son Moix.

A la salida de vestuarios Lopetegui intentó agitar a su equipo y dio entrada a Ocampos por Acuña. No solo no consiguió su objetivo sino que veía como el Mallorca salió a por el segundo y a punto estuvo de lograrlo en múltiples ocasiones, con un palo de Ángel como la oportunidad más clara para los bermellones en la 2ª parte. Decidió rápido el técnico del Sevilla y revolucionó su once con tres cambios que a la postre surgieron efecto. Mediada la segunda mitad el Sevilla empezó a embotellar al Mallorca, que dejó de presionar tan arriba y pasó a intentar mantener el marcador. La más clara hasta entonces para los sevillistas la tuvo de nuevo Rafa Mir, que tras un centro desde la izquierda logró poner el pie, pero Manolo Reina respondía con una parada salvadora que terminó con el balón estrellándose en el palo. Lo intentaban los visitantes con centros buscando la cabeza de Rafa Mir, que volvió a tener una clarísima que entre Reina y Valjent sacaron cuando el balón se dirigía a portería.

Cada minuto que pasaba significaba oxígeno para los de casa y prisas para un Sevilla que no cesó en su empeño y logró su objetivo. Tras una internada desde banda derecha, de fuera a dentro, Lamela se sacaba un disparo tremendo que fue directo y sin que nada pudiese hacer el meta mallorquinista a la escuadra de la portería bermellona. A partir de ahí el juego se ralentizó muchísimo y ningún equipo gozó de ocasiones para decantar el luminoso. Así fue hasta el 94, cuando Lucas Ocampos volvía a penalizar al Mallorca, de nuevo en el descuento como ante Osasuna, Real Sociedad y Valencia. Éxtasis sevillista y decepción tremenda en un Son Moix que se quedó mudo hasta que el colegiado decidió ir a ver la acción, ahí vio una clara mano de Fernando, que tras controlar con el pecho se ayudó de su mano para controlar el cuero. Al final, tablas en el marcador en un partido en el que el Mallorca volvió a merecer más.