El Atlético Baleares volvió con los tres puntos de Palamós, en un partido poco brillante pero que logró remontar meritoriamente, habiendo encajado poco antes del descanso, con el peso que suponen los goles en esos minutos sicológicos. Al gol de Carlos Delgado a balón parado, que igualó el marcador, le sucedió el golazo de la victoria, obra de Armando. El pequeño de los Shashoua arrancó desde la banda izquierda y en una conducción genial sorteó a los rivales que salieron a su paso y logró un gran tanto. Se escapó por un momento del cepo táctico del doble pivote e hizo lo que mejor sabe, superar líneas con desborde y calidad.

En estos momentos en los que el equipo está en un bajón de juego, me gustaría ver a un jugador diferencial como Armando, liberado, jugando como enganche. Teniendo en cuenta que Vinicius Tanque está rindiendo muy por debajo del nivel al que nos acostumbró la temporada pasada, Armando de «10» sería una variante al 442 que instauró Jordi Roger y que secunda Xavi Calm férreamente sin alternativa.

Es verdad que las bajas en el medio del campo de Alfonso y Cordero obligan al entrenador a adaptar el equipo de la mejor forma que considere, pero lo que vimos las primeras jornadas es que, con todos lesionados disponibles, el lugar de Armando fue el banquillo. Tenemos jugadores poderosos en las áreas, centrales y delanteros de primer nivel, pero está faltando fluidez en el juego, una pieza más que se sume al centro del campo para dominar los partidos, que aporte desequilibrio y último pase, para no tener que encomendarnos solo a la eficacia de Dioni. Por favor, liberen a Armando.