Otra vez. Otra vez el RCD Mallorca ha perdido puntos en el descuento. Hace una semana, ante la Real Sociedad, el contexto era algo similar a lo vivido. Hoy era el Mallorca quien estaba con un jugador menos, aunque con un resultado muy favorable (0-2) paraa los bermellones. El Valencia, en el descuento, ha sido capaz de igualar el luminoso para terminar el partido con un definitivo 2-2. Sobre la mesa un punto en Mestalla es bueno; sobre el papel, tras el encuentro, el punto deja mucho que desear. Son ese tipo de partidos que tiene que tirar de veteranía, de irte al córner a perder unos segundos vitales y agarrarte al resultado hasta el final. Hoy el Mallorca ha perdido puntos, y ya van unos cuantos. El miércoles el cuadro de Luis García Plaza recibe al Sevilla. Esto no para y la exigencia es cada vez mayor. 

Un inicio de ensueño. La primera parte fue de sobresaliente. Sí es verdad que el Valencia salió algo mejor al partido, pero los pupilos de García Plaza tardaron poco en efectuar un plan perfecto. La vuelta de Kang-In Lee podía ser una arma de doble filo, y fue un poco así: tras media hora de estudio mutuo, el coreano aprovechó un hueco inverosímil para asistir a Ángel Rodríguez y marcar el primer gol del partido. ¿La jugada? Superlativa; ¿la definición? Aún mejor. El Mallorca estaba por delante en el marcador y no se iba a arrugar, quería más. Seis minutos más tarde, por el mismo lado derecho, Dani Rodríguez -con la ayuda de Diakhaby- ponía el 0-2 en el luminoso. Era todo demasiado idílico. El Valencia lo intentaba, pero se encontraba siempre con un muro formado por Baba, Valjent y Russo.

La segunda parte, una agonía. El cuadro bermellón salió con la clara intención de guardar el resultado, pero a los pocos minutos Kang-In veía la segunda amarilla y el Mallorca debería jugar la casi totalidad de la segunda mitad con diez. Era un deja-vu. El Valencia puso todas sus armas en el terreno de juego: Guedes, Maxi Gómez, Manu Vallejo, Hélder Costa, Hugo Duro, Jason, Marcos André. Todos ellos buscaron por activa y por pasiva que llegase un gol para meterse en el partido. Y tras muchísimas intentonas, dicho tanto llegaría en el descuento. Más concretamente en el 93′. Gonçalo Guedes disparaba desde fuera del área, rozaba en Russo y gol. El éxtasis en Mestalla se palpaba y el Valencia quería más. Fue en el 98′ cuando Gayà empataría el partido tras rematar el enésimo centro desde un lateral. El Mallorca, pecando de inexperiencia, veía cómo los puntos se alejaban de nuevo.