El Mallorca se ha situado a dos puntos del descenso a Segunda División tras la derrota de este sábado ante el Villarreal, la cuarta seguida después de perder frente al Granada, Barcelona y Levante. El equipo balear iguala las rachas negativas de las temporadas 2016-2017, que se saldó con el descenso a Segunda B, y la de 2013-2014, primera que disputó en Segunda tras permanecer 15 años consecutivos en la máxima categoría del fútbol español. Sus peores números en Primera, sin embargo, se remontan al curso 91-92 al encajar siete derrotas seguidas: Rayo Vallecano, Athletic, Sevilla, Sporting, Real Madrid, Deportivo y Albacete. Esa temporada los bermellones descendieron a Segunda.

El club balear no había estado tan cerca de la zona peligrosa de la tabla a lo largo de toda LaLiga 2021-2022, situación crítica que contrasta con la excelente Copa del Rey que está realizando al alcanzar los cuartos de final, ronda en la que se enfrentará al Rayo en Vallecas. Con un partido pendiente ante el Real Sociedad, el choque de la próxima jornada ante el Cádiz en Son Moix, que le antecede en la clasificación con 18 puntos, se presenta decisivo para la permanencia.

Los números del Mallorca en el último tercio del campeonato le abonan a sufrir hasta el final. No gana desde el pasado 1 de diciembre (1-2 ante el Atlético de Madrid en el Wanda Metropolitano), la única victoria en las últimas trece jornadas. En defensa está sufriendo, como lo demuestran los 33 goles encajados, cifra muy similar a los equipos -Cádiz (36), Deportivo Alavés (34) y Levante (43)- que tiene por detrás en la clasificación. El ataque tampoco le está funcionado como se esperaba, pese a contar con cuatro artilleros (Prats, Ángel, Fer Niño y Hoppe). Es el segundo equipo menos realizador con 17 goles, los mismo que el Getafe y solo uno por delante del Alavés.

Un mercado un tanto frío

Por ahora, el portero cedido por el París Sant-Germain Sergio Ricoes el único fichaje que han realizado los mallorquinistas en el mercado de invierno. El meta sevillano, que era el tercer portero en el club parisino tras el costarricense Keylor Navas y el italiano Gialuigi Donnarumma,no debutó en el estadio de La Cerámica (jugó el joven Leo Román) pese a formar parte de la lista de convocados.

Sergio Rico, posando con la camiseta del Mallorca. Foto: RCDM

García Plaza espera que la directiva haga un esfuerzo económico y refuerce una plantilla que ha sufrido tres bajas en los últimos días con las salidas de Lago Junior (Huesca), Joan Sastre (PAOK Salónica) y Aleix Febas (Málaga).