Con gran parte de la afición todavía celebrando un triunfo que bien puede valer una permanencia, con Abdón Prats como protagonista, han arrancado las obras de la remodelación total del estadio de Son Moix.

Este lunes, bajo las directrices de Izaskun Larzábal -arquitecta del proyecto- ha arrancado la primera fase de las obras, que está previsto que se ejecute en unos tres meses y que cumplirá uno de los deseos de la parroquia bermellona, la retirada de la pista de atletismo, una reivindicación histórica que si nada se tuerce, permitirá al Mallorca tener un estadio del Siglo XXI, exclusivamente de fútbol, a mediados de 2024.

A 8 metros del césped y con 10.000 nuevos asientos

La primera fase acercará la ‘tribuna sol’ a tan solo 8 metros del césped y sustituirá todos sus asientos, desgastados tras su instalación en 1999. De hecho, tras la victoria ante el Rayo, fueron varios los aficionados que aprovecharon para llevarse uno de recuerdo.

«Queremos que sea un estadio que cumpla con las necesidades de la ciudad de Palma a nivel de deporte, cultural, de ocio. Que esté a la altura del Mallorca. Será una reforma pensada en el aficionado”, explicó Izaskun Larzábal en la presentación del proyecto.

RCD Mallorca