La SCR Peña Deportiva ha vuelto a ganar a domicilio después de dos meses. Lo han hecho 1-2 ante la UD Sanse, y con épica incluída. Empezó mucho mejor el equipo local y en los primeros minutos,  Iván Bueno se marchó solo ante Seral pero un providencial Borja Navarro desbarató una jugada que llevaba muchísimo peligro para los intereses de la Peña. Tan sólo un minuto mas tarde, el defensa local Bijimine perdía el balón ante la presión de Higor Rocha que no desaprovechaba la oportunidad de anotar el primer gol de la Peña Deportiva y su segundo en su cuenta particular como jugador peñista. Higor, se plantaba sólo ante el portero al que batía insuflando en el equipo la confianza que no había tenido hasta ese momento. Con el gol, siguió atacando el Sanse pero la Peña se encontraba cómoda en el campo pero sufrió de lo lindo en varias ocasiones rozando el descanso. Andrada perdía el balón ante Iván Bueno, éste centraba para que Trabazo rematara marchándose por muy poco de la meta defendida por Seral. Por otro lado, Abel evitaba el tanto del empate, Bueno de nuevo se marchaba de un defensa y de otro y hasta del cancerbero Seral pero defensa ibicenco evitó el gol del empate despejando el balón cuando en la parroquia de Matapiñonera ya se celebraba el empate.

Ya bien entrada la segunda mitad, la Peña pudo haber sentenciado el partido en una contra conducida por Fraile que acabó en las botas de Pepe Bernal y que desbarata la defensa del Sanse. La última media hora la intensidad del encuentro fue en aumento y los locales buscaban desesperadamente el gol, su condición de colista, el cambio de entrenador y la exigente afición local empujaban con fuerza para que los locales, al menos, empatasen el encuentro. El continuo asedio a la Peña hizo que los de Casañ tuvieron de nuevo la sentencia del encuentro, ya que Casado tuvo en sus botas el gol después de un autentico zambombazo desde la frontal que acertaba a repeler Cortés, meta del Sanse. Sin embargo, los ibicencos recibirían un duro golpe llegando al final del encuentro. Iván Bueno recibía el balón en la frontal y éste pasaba el balón a Emana, en el intento de cortar el balón Cruz acabó metiéndolo en su propia porteria. Era el empate y aún quedaban 4 y el descuento. Cuando la Peña ya daba por perdidos los dos puntos, en el descuento, apareció un gran Marc Fraile que cruzaba el balón ante Cortés para marcar el gol de la victoria y el octavo en su cuenta particular en lo que llevamos de liga.

Comentarios