Tras la dura y tempranera eliminación en Copa del Rey, Palma buscaba encontrar su mejor versión y mantener la segunda plaza. Los goles de Rafa López y Joao decidirían el encuentro.

El equipo salió a Vista Alegre con la intensidad y el ritmo que requería el partido para someter al rival desde el primer minuto y creando ocasiones. Los primeros intentos fueron con lanzamientos lejanos para dar una muestra de sus intenciones. El equipo llegaba con relativa comodidad al área rival y tocaba superar el contratiempo más importante de esta temporada. El larguero evitó el primer gol del partido escupiendo el balón que salió como un obús del zurdazo del brasileño. Tocaba estar tranquilos y no pensar más de la cuenta en lo que se resisten los goles en algunos partidos. La respuesta local fue una buen contra que salvó Barrón bajo palos en un lanzamiento de Joselito, ex de los baleares. El gol de Palma llegaría a balón parado. Eloy Rojas sacaba de esquina a media altura y Ximbinha se desmarcaría de su rival para volear a la red. Primer golpe. Pocos minutos después llegaba el segundo. Gran contragolpe de los isleños que acabó con el esférico para Hamza que asistió a Diego Nunes para marcar a placer.

La situación era inmejorable. Los de Antonio Vadillo se defendían con el balón y tampoco sufrían en exceso pero quedaba mucho partido por delante. En una de las llegadas de los gallegos, Eloy Rojas se fue al suelo para defender la jugada y tocó el balón con la mano dentro del área. Los colegiados señalarían penalti. Matamoros no perdonaba y batía a Nico Sarmiento, que salió para tratar de atajar la pena máxima. Tras el gol, el equipo local cogió moral con el tanto y adelantó la presión para buscar el empate antes del descanso y apunto estuvo de conseguirlo con un paso filtrado que sorprendió a todos y que recibió Pope ante Barrón. El cordobés salvó la ventaja en el mano a mano ante su ex compañero de equipo.

El Palma tenía el partido donde quería para la segunda parte aunque no se podía confiar ni con el rival ni con el resultado y por ello salió del vestuario con la misma intensidad que con la que comenzó el partido. Edu rechazó con el hombro un potente disparo de Eloy Rojas en la primera acción clara de la segunda mitad. El rival sabía que el cronómetro corría en su contra y puso la línea de presión alta para evitar que el Palma jugara y crease con comodidad. Pope probó fortuna con un lanzamiento cruzado que se fue pegado al palo. El partido estaba abierto. El Palma trataba de dominar con el balón y el rival de presionar para robar y salir rápido.

Otra vez el palo se cruzó en el camino de los baleares en un gran disparo de Eloy Rojas desde la frontal que rechazó en el palo derecho de la portería rival. Segundo de la noche. El partido estaba abierto. Los gallegos creaban peligro cuando conseguían enlazar una buena contra. Barrón salvó el empate con una buena intervención a un lanzamiento de Lucho.

Con el paso de los minutos, más abierto quedaba el partido. El Palma no conseguía el gol que le diera la tranquilidad. Y llegó el tanto del empate con un remate certero de Álex Diz en un pase que recibió a la espalda de la defensa balear. El partido se complicaba a seis minutos del final pero la reacción de los de Vadillo fue contundente. Rafa López marcó el tercero al cazar un rechace dentro del área rival tras no blocar Edu un potente disparo de Diego Nunes. Y casi sin tiempo para digerir el gol, llegó el cuarto. Joao robó en la salida de presión del rival y lanzó un zurdazo cruzado que acabó con el balón en la red. La puntería llegó en el momento justo y en un minuto que decidió el partido. Burela apostó por jugar con portero-jugador los últimos minutos pero ya fue demasiado tarde.

Imágen vía: Palma Futsal.

Comentarios