Se esperaba un partido duro entre Coruxo y Atlético Baleares, y así fue. Las innumerables bajas de Manix Mandiola provocó ver un once poco habitual, donde destacaba la presencia de Xavi Ginard bajo los palos y la primera titularidad de Armando Shashua. Finalmente, el 1-1 da a los blanquiazules un punto de oro para seguir liderando su grupo, dejando al Atleti B a cuatro puntos.

La primera parte estuvo muy reñida, sobre todo en la faceta física y de intensidad. Sin ocasiones claras para los dos equipos, el partido fue intenso. Desde el principio, con lluvia incluida, los visitantes intentaron hacer su juego, algo que fue complicado. Y es que el equipo gallego solo ha perdido un partido en su casa durante toda la temporada. La batuta se fue cambiando a medida que iban transcurriendo los minutos y el Coruxo empezaba a llegar a la portería visitante con más peligro. Xavi Ginard tuvo que hacer dos intervenciones de mérito para no encajar. Por su parte, el balón parado fue la única bala de peligro por parte del equipo blanquiazul, que no consiguió crear muchos acercamientos al área rival.

Ya en la segunda, ambos equipos dieron un paso adelante. Querían ganar para seguir luchando por sus respectivos objetivos. El Baleares golpeó primero. Tras una falta botada al segundo palo, Gabarre estrenaba el marcador en tierras gallegas. Parecía el momento idílico, pasada la hora de partido, en el que los mallorquines marcaban y se cerraban para sumar de nuevo lejos del Estadio Balear. No obstante, el Coruxo respondió en seguida. En una jugada de ataque, Peris cometía penalti y Silva lo transformaba. El partido se rompió por momento y el equipo local pudo marcar, pero Xavi Ginard estuvo muy bien bajo los palos en todo momento. Por parte blanquiazul, ni con la entrada, entre otros, de Arturo, se vio una ocasión clamorosa de gol. En definitiva, reparto de puntos para seguir liderando el Grupo I de Segunda B. 

 

Comentarios