El césped artificial del Polideportivo Municipal de Boadilla del Monte es un territorio difícil de conquistar. El Ibiza lo ha comprobado hoy al caer ante un Internacional que debía remontar el vuelo ante su público. Lo consiguieron los rojinegros gracias a dos jugadas de estrategia en la primera mitad. Moyano, en el minuto 17, y Jaime Siaj, al filo del descanso, le dieron una buena renta al Inter.

El partido se puso cuesta arriba para los celestes (también se lesionó Grima al chocar con Lucas a la media hora de juego), que salieron tras el descanso dispuestos a allanar el camino lo antes posible. No habían pasado ni dos minutos del segundo tiempo cuando Mariano prolongó el saque de una falta para que Diego Mendoza –titular hoy, y acompañado tras el descanso por Rodado, que salió por Borja Martínez, en la punta de ataque– remachara la jugada.

El gol ibicenco no disolvió al Inter. El equipo de Marcos Jiménez aguantó el tipo. Aunque echaron el cerrojo a su área y limitaron sus internadas en campo rival a algún contragolpe y se quedó con diez por las dos amarillas que vio en un suspiro Moyano, los madrileños resistieron los arreones del Ibiza. Los visitantes gozaron de varias oportunidades para empatar el encuentro. Cirio colgó una falta que peinó Mariano y no encontró rematador que la finalizara. Caballé probó desde fuera del área con un tiro bombeado que escupió Felipe Ramos de forma espectacular. Cuando se aproximaba el descuento, Diego se quedó cerca de ver puerta de nuevo al rematar desviado un centro de Pierre Cornud.

Los cuatro minutos de alargue fueron un asedio ibicenco que supo resistir el Inter. Los madrileños salvaron una victoria que les acerca un poco más al objetivo de la permanencia. El Ibiza pierde su segundo partido a domicilio consecutivo, pero mantiene los cinco puntos de diferencia con el Atlético Baleares en la tabla al caer los blanquiazules en Mareo, otro campo en el que tampoco es fácil cosechar un resultado positivo.

Comentarios