La plantilla se ha sometido al reconocimiento médico y al test para detectar si hubiera algún positivo por Covid-19 antes de regresar al pabellón y evitar así posibles contagios. Jordi Alomar, médico del club y del Hospital Quirónsalud Palmaplanas, ha sido el encargado de realizar el control y dirigir todo el operativo.

El Palma Futsal ya está listo para regresar a los entrenamientos en el pabellón la semana que viene si Mallorca entra en fase 2 a partir del próximo lunes. Para hacerlo con plenas garantías, la plantilla balear cambió la pista de atletismo por el Hospital Quirónsalud Palmaplanas para someterse a un exhaustivo reconocimiento médico y al pertinente test para detectar si alguno de los integrantes de la plantilla tiene o ha tenido el Covid 19 y contar así con toda la información necesaria para evitar posibles contagios al retomar los entrenamientos dentro de un pabellón.

El médico del Palma Futsal, Jordi Alomar, médico del Hospital Quirónsalud Palmaplanas y que ha dirigido la unidad dedicada a luchar contra el Covid 19 durante los dos últimos meses, fue el encargado de dirigir, controlar y supervisar todo el proceso para el reconocimiento de los jugadores y el cuerpo técnico al completo. El propio doctor fue el encargado de llevar a cabo la primera parte del reconocimiento médico. La segunda fue el test.

Todos los jugadores y cuerpo técnico se sometieron a un test de detección del Covid-19. El test recomendado por los servicios médicos fue el test serológico en sangre para averiguar los anticuerpos totales de cada jugador por quimioluminiscencia. Si el resultado es negativo supondrá que los jugadores no han sido contagiados por el virus. Si alguno diera positivo se ampliarían los estudios con una prueba específica por técnicas de Elisa, un test que también se realiza con un análisis de sangre y que también es muy fiable para saber si han estado en contacto o si pudieran estar en fase activa del Covid-19.

Incluso, en caso de ser necesario, si se diagnostica algún caso de positivo, el sujeto en cuestión también se someterá a otras pruebas específicas como el PCR que, de inicio, no se han llevado a cabo porque se prescriben para personas con síntomas claros de Covid-19 una circunstancia que no se ha dado en ninguno de los miembros de la plantilla.

Comentarios