El At. Baleares inició el pasado domingo la segunda fase de la competición con buen pie, logrando la victoria frente al Don Benito en un gran partido de todo el equipo. Desde que Xavi Calm se hizo con el puesto de primer entrenador se han conseguido siete de los nueve puntos disputados. Buenos números, sin duda. Los balearicos están ahora a tres puntos del Villanovense, conjunto que marca las posiciones de acceso a Primera RFEF y que será el próximo rival de los blanquiazules, que tendrán que visitar Villanueva de la Serena este domingo.

Un partido que se presenta vital, en el que sumar tres puntos metería de lleno al At. Baleares en el top 2 de la clasificación además de suponer una inyección de moral para los últimos partidos de la temporada. Un empate, jugando a domicilio, no sería un mal resultado, pues mantendría las distancias con aún doce puntos por jugar. Ni que decir cabe que, regresar de Extremadura con una derrota pondría cuesta arriba alcanzar las dos primeras plazas, ya que se escaparían los oponentes de la parte alta y sería muy difícil recortarles después teniendo en cuenta lo breve de esta segunda fase. Pronto habrá rivales descolgados que no tendrán nada en juego y probablemente se dejarán ir las últimas jornadas, sin presentar mucha oposición a los que aún aspiren a entrar en la Primera RFEF.

Por todo ello, el partido de este próximo domingo es una final anticipada, en la que se va a medir si la mejora de los últimos partidos se mantiene frente a un rival directo de más entidad y que cuyo resultado marcará el devenir del equipo en lo que resta de competición.

Comentarios