Tras un punto de los últimos seis posibles, las opciones de mantenerse en Segunda División RFEF se han complicado mucho para el Poblense. Las opciones pasan por prácticamente ganar los partidos restantes, pues a falta de tres jornadas, la diferencia con el segundo es de seis puntos. La diferencia con el tercero es de tan solo tres puntos, posición que también podría dar la salvación, pero con dos equipos de por medio.

Con tres victorias, el Poblense se alzaría con 32 puntos en la clasificación. No será fácil lograrlo, pues los dos partidos como local serán ante Melilla y Socuéllamos, precisamente los dos primeros clasificados. Por contra, la única salida que queda es a Villarrobledo, equipo que solo ha logrado dos puntos en esta segunda fase y ya está descendido.

Planteándonos esta situación, lo más probable sería lograr la tercera plaza, que con una media de 1’23 puntos por partido se antojaría suficiente, al solo descender el peor tercero de los cinco grupos. Esto llevaría a apostar por victorias de Melilla y Socuéllamos para restar puntos a rivales directo. Las Rozas sería el rival más probable que podría igualar a los de Óscar Troya, el cual necesitaría seis puntos de nueve para igualar a puntos (con gol average a favor), y también recibirá en su estadio al primer y segundo clasificado.

En el caso de empatar uno de los tres partidos, y lograr la victoria en los otros dos, la salvación vía tercera plaza podría aún ser factible, aunque más complicada. Cediendo el empate ante Melilla o Socuéllamos, y contando que ambos ya tienen 29 puntos, las dos primeras plazas ya quedarían imposibles. En la lucha por la tercera plaza, Las Rozas, Villarrubia y Atlético B serian los rivales. Los madrileños necesitarían cuatro puntos para desbancar a los de Óscar Troya, los manchegos cinco (sin tener que enfrentarse a los dos primeros) y el filial también cinco puntos, aunque con un partido más por disputar. En esas luchas, el mayor problema es tener perdido el gol average ante los dos conjuntos de la Comunidad de Madrid.

En caso de conceder una derrota, ya habría que hacer malabarismos con el resto de resultados para asegurar la tercera plaza. Y es que Melilla y Socuéllamos deberían ganar los tres partidos restantes (cuatro el Melilla, siendo un partido atrasado ante el Atlético de Madrid B). A eso habría que sumar que Villarrobledo y Getafe hicieran en la última jornada todo lo que no han podido en la segunda fase, ganar su partido. Y si no fuera poco, los dos duelos directos que quedarían entre los tres perseguidores del Poblense, solo valdria que en la jornada seis el Atlético ganase al Villarrubia, y estos hicieran lo propio en la jornada siete ante Las Rozas. Una rocambolesca conjunción de resultados que matemáticamente es posible.

Comentarios