Era el día. Era la jornada. Era el momento de dar un paso adelante. Y el Mallorca lo hizo. El conjunto de Luis García Plaza venció en Son Moix 2-1 al Mirandés en un partido complicado y duro. Gracias a un entonado y fortuito Abdón Prats, los bermellones sumaron un +3 vital de cara al ascenso a Primera División. Además, el proyecto del Almería con Rubi no empezó de la mejor manera posible. Los andaluces desperdiciaron un 2-0 a favor y el Oviedo consiguió empatar 2-2.

Una primera parte extraña. El Mallorca tenía las bajas de Galarreta y Baba. Sedlar fue la novedad, así como la presencia de Abdón en detrimento a un Álvaro Gimenez que se sumó a la lista de bajas. Precisamente, Abdón fue el claro protagonista. Y es que el delantero mallorquín gozó de varias ocasiones clamorosas que no transformó. La más clara, una falta botada rápidamente por Salva Sevilla hacia Joan Sastre, quien centraba a un Abdón que no remató bien. Al filo del descanso, y tras dar un susto al doblarse el tobillo, Abdón Prats marcaba el 1-0.

Ya en la segunda parte la tónica no varió. El Mallorca salió tal y como terminó la primera mitad, buscando portería rival. En un robo de Amath en campo rival, creaba la ocasión para que Abdón -con la ayuda de la defensa rival- marcase el 2-0. Todo parecía muy idílico, pero el Mirandés no bajó los brazos y Djouahra recortó distancias en el marcador en el 63’. De ahí para delante, el partido entró en una dinámica típica de Segunda División. No hubo ocasiones y el Mallorca volvió a la senda de la victoria dos jornadas después.

Comentarios