El Santiago Bernabéu acogió este miércoles el encuentro correspondiente a la sexta jornada de campeonato liguero entre Real Madrid y Real Mallorca. El choque entre merengues y bermellones concluyó con una goleada blanca (6-1) que contó con una estelar actuación de Marco Asensio, que se estrenó en la presente campaña con un triplete ante el equipo que le formó.

Luis García Plaza aprovechó la fecha intersemanal para hacer múltiples rotaciones: sólo Reina, Valjent, Oliván y Takefusa Kubo repitieron como titulares en un once que conformaron junto a Sastre, el debutante Gayà, Battaglia, Febas, Lee, Lago Junior y Hoppe. La inclusión del canterano mallorquín en el eje de la zaga fue la principal sorpresa del técnico madrileño.

Por su parte, Carlo Ancelotti hizo también un cambio parcial de cromos en su esquema entendiendo la acumulación de partidos que empiezan a llevar los suyos encima: Rodrygo, Vinicius y Karim Benzema apuntalaron un evidente 4-3-3 en el balear Marco Asensio se movió por delante de Federico Valverde y Eduardo Camavinga, que estrenó titularidad.

El Mallorca llegaba a un estadio en el que no se suele desenvolver cómodamente y pronto lo iba a demostrar: cuando no se había cumplido el tercer minuto de juego, Josep Gayà resbaló, perdió el balón y dejó a Benzema ante una ocasión de esas que no suele perdonar. El 1-0 dio alas a los locales, que avasallaron a su rival durante los 20 primeros minutos, en los que pudieron doblar la ventaja. Los visitantes tuvieron que esperar a la mitad del primer acto para encontrar sus primeras ocasiones claras en las botas de Kubo, Lago Junior y Hoppe. Sin embargo, sería la escuadra capitalina la que acabaría golpeando de nuevo con un gol de Marco Asensio tras una jugada rápida en la que la retaguardia rojilla no estuvo a la altura. Un minuto después, en el 25, Kang-In Lee recortaría distancias tras una sensacional jugada que le valió al coreano su primer gol con la elástica palmesana. El propio Asensio se encargaría de enmendar dicha acción inmediatamente tras aprovechar un gran envío de Benzema que convirtió en el 3-1. A partir de ahí, las pulsaciones del encuentro fueron bajando hasta que los protagonistas encararon por primera vez el túnel de vestuarios.

Los segundos 45 minutos arrancarían de la peor manera para los mallorquines. Pero no para todos ellos, ya que Marco Asensio acabaría culminando su hat-trick tras un maravilloso golpeo desde la frontal del área a poco de llegar al minuto 50. El 4-1 invitó a LGP a iniciar un carrusel de cambios que ya había inaugurado en el intermedio con la entrada de Baba. Jaume Costa, Antonio Sánchez, con debut en Primera, y Abdón Prats refrescaron las piernas de su equipo y mejoraron inmediatamente las prestaciones del Mallorca. Por su parte, Antonio Blanco, Isco y Lucas Vázquez fueron la respuesta de un Ancelotti que no quiso saber de sorpresa alguna. Jordi Mboula sería el último en sumarse al acto y se convertiría en un espectador más del circense gol con el que en el minuto 78 Karim Benzema completaría su doblete tras iniciar una jugada con un control de espaldas. En los últimos instantes de partido, Isco culminaría el set merengue tras una galopada de Vinicius que dejó a Joan Sastre por el camino.

El Mallorca encaja la segunda derrota de la temporada tras un partido en el que no tuvo ni voz ni voto, con un Real Madrid que mostró una de esas versiones futbolísticas contra las que poco se puede hacer. El planteamiento de Luis García acabó por ser un fiasco y su equipo volverá al archipiélago con una de las peores goleadas en contra sufridas en los últimos tiempos. Los de la isla deberán reponerse rápidamente y prepararse de la mejor manera para afrontar el vital duelo de este próximo fin de semana ante Osasuna, otro de los rivales directos por evitar la zona caliente de la tabla clasificatoria.