El Mallorca visitará Posada para medirse a la UD Llanera en el Pepe Quimaran en lo que supondrá el partido de segunda ronda de Copa del Rey para ambas escuadras. El colegiado vasco Ricado de Burgos Bengoetxea será el encargado de dirigir la contienda.

Los bermellones llegan a esta eliminatoria con ilusión: los de Luis García Plaza llegan a este encuentro con una sola derrota en sus últimos nueve compromisos (8 de liga, uno de Copa). Como ya ocurriera ante la Gimnástica Segoviana, se espera que el técnico madrileño de entrada en el once a jugadores menos habituales. El juvenil Ferrán Quetglas será la gran novedad de una lista que cuenta con gran parte de los pesos pesados de la plantilla. Por su parte, la UD Llanera espera su oportunidad de medirse a un Primera División con ilusión y sin complejos, sabiendo que juega ante su gente y estando más acostumbrada al césped artificial con el que cuenta su feudo.

El Mallorca vuelve a una tierra en la que los resultados positivos le han sido esquivos en las últimas temporadas, pero esta vez lo hará para medirse ante un equipo que milita tres categorías por debajo del club balear. Sin excusas y con el mono de trabajo ya enfundado, la escuadra isleña luchará por seguir viva en la competición del KO en una ronda copera en Asturias.