Rubén Miño,
portero del RCD Mallorca, ha atendido a los medios de comunicación
tras finalizar el entrenamiento de hoy martes. El jugador catalán
califica la temporada de “triste e irregular”. “Por suerte o
por desgracia se afrontan estos partidos con tranquilidad y ahora
tenemos que acabar lo mejor posible, dejar buenas sensaciones de cara
al año que viene. Vamos a Miranda con intención de ganar los tres
puntos en juego”, señaló.
Además, y
haciendo un balance general de la temporada, Miño asegura que “el
final está siendo un poco triste, nos hubiera gustado estar luchando
por algo más bonito, hemos tenido la suerte de salvarnos tres
jornadas antes y poder preparar desde ya el siguiente campeonato con
más tranquilidad”.
En Segunda
el factor más importante es la regularidad, cosa que el Mallorca no
ha tenido, ese hecho “nos ha pasado factura el inicio de temporada
y el hecho de estar en una liga tan complicada. Tendríamos que haber
sido más competitivos desde el principio y ser más fuertes en
casa”, admite. “Creo que no hemos sido un equipo fiable, no nos
hemos caracterizado ni por el buen juego desde detrás, ni por la
presión arriba, ni por ser un equipo muy rocoso en defensa. Creo que
se ha de definir un poco que  es lo que quiere ser el Mallorca
para poder hacer alguna cosa”, precisa.

“Es un
partido más, aunque lo afronto con muchas ganas porque no he podido
participar mucho esta temporada y quiero acabar con buenas
sensaciones, no pienso en más allá”, señala el portero. Añade
que no sabe dónde estará el año que viene, “no sé si será
mi último partido con el Mallorca, puede que sí, puede que no”.
Continua indicando que “el club está contento con mi trabajo y ya
hablaremos al final de temporada”. Él admite que “si se da la
opción de poder continuar, ¿por qué no seguir?”

Autor: Alberto Cercós.

  
Estudiante de periodismo y comunicación audiovisual en el CESAG. 20 años. Gran aficionado a los deportes, sobre todo al fútbol. RCD Mallorca como equipo a seguir. Pianista en los ratos libres. 

Comentarios