Ha llegado la hora de tomar una decisión. Tras las diferentes lesiones que el club bermellón ha tenido en los últimos partidos, la dirección deportiva tendrá que tomar una decisión, o no. Todo hace indicar que para suplir las bajas de Ferran Giner y Lago Junior, tanto Maheta Molango como Javi Recio, tendrán que trabajar en Navidad para traer a uno o dos fichajes. Sin embargo, ¿y si confíamos en la cantera?

La lesión de Lago Junior, que estará entre 2 y 3 meses de baja, ha abierto un debate que ya había empezado tras la grave lesión de Ferran Giner. El Mallorca, seguramente, irá al mercado de invierno para suplir estas dos bajas y seguir compitiendo al máximo nivel. Sin embargo, éste puede ser el momento clave para dar la confianza necesaria a canterano que se han ganado una oportunidad y, sobre todo, una continuidad.

Bryan Reyna, Fernando Cano, James o, incluso, Pol Roigé. El Mallorca tiene a su disposición jugadores jóvenes que pueden suplir la función tanto de Giner como de Lago. Jugadores que ya han tenido pequños momentos con el primer equipo pero que necesitarían una continuidad. Hablo, sobre todo, de Cano, Reyna y James. Tres jugadores que siempre que han jugado han dejado cosas muy interesantes y que necesitan una continuidad de minutos para poder demostrar de lo que son capaces.

Si puede venir algo que mejore lo que hay, adelante. Vicente Moreno, desde que Giner se lesionó, no se mojó ante los medios. Nunca ha dicho si quiere o no que la entidad balear fiche en el mercado de invierno. Lo que él y todo el mundo sabe es que si Molango puede fichar a alguien que mejore claramente lo que hay actualmente, no hay que dudarlo. Falta más de la mitad de la temporada y todos sabemos que no será nada fácil mantener el nivel mostrado en la primera vuelta. Tanto de resultados como de juego.

Casi pero no. La primera derrota del Mallorca en esta temporada nunca había estado tan cerca. La mayoría ya lo tenía asumido, pero Joan Sastre empató ante el Badalona. Aunque se cosechó el tercer empate consecutivo, las sensaciones no son las mismas. La garra que mostró el club bermellón el pasado domingo es de un equipo que nunca se rinde y que no se conforma con nada. Eso sí, ganar el domingo que viene al colista, al Deportivo Aragón, debe es oblitario para terminar la primera vuelta de una forma sublime.

 

Comentarios