Vicente entra al ruedo de la misma manera, haya conseguido dos victorias consecutivas en uno de los arranques más prometedores del Mallorca desde el descenso en 2013 o venga de ser vapuleado por el colísta. Serio, sereno y autocrítico, el valenciano no deja nada al azar. El Metropolitano es ya huella del pasado y, como caballo desbocado, solo tiene ojos para Santo Domingo. El imparable frenesí de la categoría de plata obliga a cerrar el campo de visión. La velocidad siempre va condicionada por el calendario y, esta vez, no es el favorable para los hombres de Vicente: “ellos han tenido más tiempo para descansar y preparar el partido, pero no hay que buscar excusa en ello”.

Dos partidos en cinco días obligan al cambio. Teniendo en cuenta que repitió XI en las dos primeras jornadas, no hay espacio para disimular: “no se si serán uno, dos o tres, pero algún cambio habrá. Intentaremos que se refleje en positivo”. Raíllo, con 180 minutos de puro desgaste en las piernas, parte como el primer cambio en el dibujo: “Raíllo, en principio, va a tener muy difícil estar en el XI”.

Ante la imposibilidad de ganar en Santo Domingo en los últimos años: “las estadísticas están para romperse, va a servir de motivación para los chicos”.

El Alcorcón aún no ha conseguido ganar, pero no es significativo del buen nivel que está dejando. “Son un muy buen equipo, tanto en lo individual como en equipo. Son bastante parecidos a nosotros, trabajan en bloquey son muy sacrificados”. El escenario, aunque el míster niega que las dimensiones de Santo Domingo vayan a condicionar absolutamente nada, admite que es “históricamente muy complicado”. Pese a coincidir en pretemporada (y salir victorioso, por 3-2), asegura que las circunstancias son dispares y dictaminarán un partido totalmente diferente.

A un día del cierre del mercado, y con numerosos equipos con problemas con el límite salarial a la hora de inscribir a sus jugadores, lo que abre la puerta a algún posible baile de fichas, la pregunta es obvia a la vez que recurrente: ¿Está la plantilla cerrada? “¡Eso creo! Los plazos abiertos dan posibilidad de todo. Si nos traen a alguién del nivel de Messi o Cristiano (risas), estpy seguro que los chicos lo entenderían“. En cuanto a salidas, reafirma la necesidad absoluta de trabajar con tres porteros, lo que cierra la puerta a Montagud, y se sincera sobre Bonilla: “es un chaval que se merece que seas claro con él, y lo hemos sido desde el minuto uno. Espero que se le pueda encontrar acomodo y le deseo lo mejor, como a todos los que nos ayudaron a conseguir el objetivo el año pasado”.

Comentarios