Dos protagonistas de las últimas temporadas, tanto en Segunda B como en Segunda, han comenzado la temporada más importante del último lustro mallorquinista en la sombra. Abdón acarrea dolores en la rodilla desde la final ante el Deportivo y Aridai se rompió el gemelo a principios de agosto, en el primer entrenamiento de la pretemporada. Meses después, ambos cuentan con posibilidades de volver a entrar en la convovatoria de Vicente Moreno y, aunque la llegada de los nuevos parece que les corta el paso y limita su participación, pueden ser los tapados que ayuden a desatascar el ataque bermellon. La preocupante falta de puntería durante los primeros cuatro partidos, en los que tan solo ha anotado los dos contra el Eibar.

Ardai sigue sin haber podido disputar ni un solo minuto esta temporada.

El canario es uno de los grandes perjudicados por los nuevos fichajes. En su posición, siempre aferrado a la banda, han entrado nuevos inquilinos: Salibur, Kubo y Trajkovski pueden jugar en ambas bandas, y todos parecen situarse un escalón por encima de Aridai. Dani Rodríguez ya está aferrado a la banda derecha, pero la previsible irrupción de Takefusa hace imaginar que volverá al eje del campo. Entonces, Aridai se postula com el gran competidor de Yannis para ser el relevo del japonés, ya que Trajkovski suele decantarse por la banda izquierda. Si es capaz de recuperar su electricidad y buena sintonía con los delanteros, cuenta con una ventaja sobre el francés: está adaptado a un planteamiento tan peculiar como el de Vicente.

Abdón, al contrario, ya contó con algunos minutos ante el Athletic la semana pasada. Son Moix retumbó con su vuelta y se hundió con su mal inicio, mandando un penalti decisivo al limbo. El propio de Artá también cuenta con superávit en su parcela: Budimir, Cucho Hernández, Alegría y Chavarría. Pese a que estos dos parece que estan convenciendo más bien poco, cinco postulantes para la plaza única que ofrece Vicente con su 4-1-4-1 (que viene a ser un 4-3-3 con trabajo extra de los extremos). Si Aridai conoce el planteamiento, Abdón es uno de los baluartes de los últimos años. Bajo la nube de dudas sobre su validez para la élite del fútbol español, no cabe una sola duda de que el mallorquín bregará por conseguir sus minutos.

Abdón tiene a Son Moix entregado.

Comentarios