Punto que sabe a poco para Mallorca y Elche en Son Moix. Los bermellones querían ganar en casa y demostrar que Mallorca es un fortín y los visitantes necesitaban los tres puntos para salir de la zona de descenso.

Luis García Plaza dispuso un once muy reconocible sobre el verde con la ausencia de Oliván en beneficio de Jaume Costa en el lateral zurdo y Fran Escribá, además de sentar a Casilla para dar entrada a un Édgar Badia que no era titular desde hace meses, tuvo que maniobrar para cubrir la ausencia de su lateral derecho habitual, Palacios. La primera parte dejó ocasiones en ambas áreas, la más clara la de Ángel, que tras una serie de rebotes recibió un servicio de Dani Rodríguez que el delantero canario enviaría al muñeco desde muy cerca. Los ilicitanos jugaban con la habilidad de Lucas Boyé para mantener el balón y la velocidad de Mojica para hacer daño a la zaga mallorquinista. Sin embargo, los franjiverdes no lograron acercarse a la portería de Reina hasta la segunda mitad. Al descanso reinaba un 0-0 justo y ambas escuadras necesitaban mejorar para llevarse la victoria.

A la vuelta de vestuarios ni Escribá ni Luis García, este último sancionado, introdujeron cambios en sus alineaciones. No pasaba nada reseñable en el Visit Mallorca Estadi, que vio cómo Baba recibía una amarilla justa que le hará perderse el partido en Vallecas. El Mallorca quería más colmillo en ataque y un Ángel algo fallón sería sustituido por Fer Niño. Fran Escribá reaccionó a ese cambio dando salida a Josema por el flaco Pastore. Mediado el segundo acto Franco Russo controlaba el balón e intentaba regatear a Boyé, pero el delantero argentino no compró el quiebro y robó para iniciar una carrera que terminaría el propio Lucas Boyé con un zurdazo descomunal que Reina vio pasar sin poder hacer nada para evitar el tanto. En un visto y no visto el Mallorca estaba por detrás en el marcador. No obstante reaccionó bien el equipo de casa y a los cinco minutos Josema derribaba a Maffeo en el área defendida por Édgar Badía, penalti para los de rojo que transformaría magistralmente Salva Sevilla. Empate en el marcador con mucho tiempo por delante. De nuevo, muy pocos minutos después, gran jugada del Elche, de banda a banda con Lucas Boyé como protagonista distribuyendo a Mojica para que el colombiano le pusiese el balón en bandeja, 1-2 que dejaba muy tocado al Mallorca.

A partir de aquí, de perdidos al río, cambios y torrente ofensivo del Real Mallorca, que se pasó los últimos quince minutos en campo rival sin ser excesivamente peligroso. Lo intentaba e intentaba el Mallorca sin éxito, pero lo que el descuento te quita el descuento te da y en el 94 tras un córner enviado al segundo palo y con la ayuda de Edgar Badía, que cometió un error grosero, Maffeo remataba a puerta vacía para desatar el éxtasis en Son Moix. Un punto que no satisface a ninguno pero que deja mucho más tocado a los ilicitanos, que pasarán una jornada más en descenso. El Mallorca, a cuatro del mismo y con un horizonte que depara partidos contra rivales directos.