El Barcelona ya es el camepón de LaLiga. Lo consiguió directamente y sin contar con otros resultados. El Atlético mantuvo el nivel y ganó, luchó hasta el final, pero se quedó cerca. Ahora la pelea se centra en la cuarta plaza, con Sevilla, Getafe y valencia como opositores que, curiosamente, perdieron. Por abajo no se rinde nadie. Huesca y rayo ganaron para mantener su agonía y el Valladolid parece decidido a acompañarles. Sólo quedan tres semanas de pasión y de tensión.

Con tres jornadas de antelación -y gracias a un gol de Messi-  se coronó el Barcelona campeón liguero. Repite un año más -y van 8 en los 11 últimos– después de una temporada casi inmaculada que aún puede coronarse con la Champions y la Copa. Messi descansó una vez más pero tuvo que salir tras el descanso para poner orden, marcar el gol del triunfo y llevarse LaLiga. La primera mitad fue buena del conjunto culé, pero Aitor y sus paradas frenaron en seco a los atacantes locales. Tras el gol se marchó arriba el Levante y el Barça comenzó a sufrir, pudiendo incluso haber encajado algún gol. Pero los granotas se quedaron con las ganas y continúan en peligro. Noche de éxito para los culés, que no pudieron celebrar por todo lo alto ya que el miércoles reciben al Liverpool, y ése será un toro complejo al que habrá que domar.

Su máximo rival, el Atlético, había hecho los deberes horas antes por si acaso. Un solitario gol le sirvió para sumar ante un Valladolid que peleó pero que tiene poco gol. Con esta derrota los pucelanos se meten en descenso aunque Sergio, su técnico, cree que van a salir. Por su parte, el Real Madrid dio la de arena y perdió sin competir en Vallecas frente a un Rayo al que este triunfo le mantiene en la UVI con un hilillo de vida y con respiración asistida. Zidane explotó contra algunos de sus jugadores por su escaso comportamiento y profesionalidad y señaló que está deseando poner fin a este infierno. Bale, Marcelo, Kroos y algunos más también deben pensar lo mismo porque sólo pasearon por el césped vallecano.

Pero lo bueno está en la lucha por la cuarta plaza. Tres quipos se la juegan y los tres perdieron después de una jornada extraña. El Sevilla cayó en Girona -que mantiene sus pulsaciones- en un pésimo partido en el que apenas tiraron a puerta, dejando libre la puerta al sorpaso del Getafe. Pero los azulones se estrellaron contra la Real Sociedad, el árbitro y el VAR. Hasta dos penaltis pudo señalar el colegiado a su favor, pero los ayudantes no observaron nada después de ver las imágenes y lo que pudo ser se quedó en el limbo. Tropiezo importante que le puede costar esa cuarta ansiada posición. Y el Valencia, más de lo mismo. Volvió a tropezar con el Éibar en Mestalla y además de forma grave, porque Charles marcó el único gol del encuentro ya en el descuento. Se le está poniendo difícil el tema a Marcelino.

En un partido que podía decidir también un puesto de descenso empataron Villarreal y Huesca. Como el Rayo, los oscenses aún piensan en la salvación, pero lo tienen complicado. Los de Calleja, mientras, perdieron una magnífica oportunidad de poner tierra de por medio y casi de certificar la permanencia. Continúa la lucha .

Por lo demás, el Athletic igualó con el Alavés en un mal partido que no pasará a la historia; igual que el Leganés-Celta, que también concluyó en empate. Nuevo puntito para el cuadro vigués, aunque aún sigue muy cerca del Valladolid y su salvación es aún complicada.

Esta noche termina la jornada con el choque Betis-Espanyol donde ninguno se juega nada más que le prestigio. Ambos lo tienen hecho, si bien se vivirá un plebiscito de la afición a Quique Setién. Un mal resultado podría ser su fin definitivo.

Comentarios