Nuevo año, LaLiga antigua. Ganan los tres grandes y parece volver la normalidad. El Atleti mantiene el liderato y la ventaja con sufrimiento, el Real Madrid vence sin problemas y el Barcelona, en un mal partido, suma tres puntos ante el colista. La Real parece desinflarse y por abajo el Huesca cada día ve más complicada la salvación mientras Osasuna respira y Valencia (un partido menos) y Elche no pueden despistarse.

Parece que la ‘nueva’ normalidad es la de toda la vida, es decir, los grandes a la cabeza de la clasificación. Cuando se normalice la tabla y todos hayan disputado los mismos partidos puede que tengamos a los tres en la primeras plazas. El Sevilla continúa al acecho, como el Villarreal, mientras que la Real Sociedad, acosada por las lesiones y con muchos jóvenes inexpertos (aunque con un futuro envidiable), parece perder comba. El líder, el Atleti, fue muy superior al Alavés, pero no ‘mató’ el partido hasta el minuto 90, con otro gol de Luis Suárez y ya van nueve. El ‘negocio’ que hizo el Barcelona al dejarle salir libre a un equipo rival fue enorme. Pero así están las cosas en Camp Barça en los últimos tiempos. El Barcelona sufre pero alimenta al Atlético, eso es una buena gestión deportiva y económica. Para estudiarlo en las facultades. Como digo, el conjunto de Simeone fue muy superior, dominó el balón casi de forma continua y se encontró con un jugador más en la segunda mitad. Pero a punto estuvo de tirar todo el trabajo por la borda en los minutos finales cuando Felipe desvió un centro hacia su portería y batió a Oblak. Menos mal que llegó el pistolero, Luis Suárez, para hacer un gol de ariete puro en el 90 y dar los tres puntos a su equipo. Victoria justa del Atlético que le mantiene líder cuando comienza un nuevo año.

El Real Madrid, mientras, ya había cumplido su parte el sábado derrotando con facilidad a un buen Celta que cometió dos errores groseros en defensa que le penalizaron completamente. Dos pérdidas de balón en dos salidas permitieron a los blancos hacer dos tantos y esperar. El conjunto gallego ha mejorado en las últimas semanas, pero no tuvo capacidad de reacción y además, lo más grave, pierde a Iago Aspas al menos para un mes y a Nolito también para dos o tres semanas. El partido tuvo poca historia, volvió a jugar unos minutos Hazard pero lo va a tener complicado porque Lucas Vázquez continúa ganándose la renovación a pulso y Asensio parece que comienza a mostrar sus virtudes ahora que está teniendo más continuidad. Vamos a ver si es flor de un día o por fin, ya más maduro, comienza a alcanzar la regularidad exigida en un grande. Poco más que decir de un partido sin historia. Por su parte, el tercer grande en discordia, el Barcelona, sufrió de lo lindo para derrotar al colista. Con Messi en el campo y Griezzman ‘chupando’ banquillo (la situación del francés comienza ya a ser insostenible) el Barça comenzó manejando el choque, con el control del balón, más que nada porque el conjunto oscense decidió esperar en su campo. De Jong marcó en una de las escasas ocasiones creadas por los culés, que basaron todo su juego por la izquierda, la banda de Jordi Alba. En la segunda mitad las fuerzas comenzaron a flaquear y el juego culé a decaer, viendo cómo el Huesca poco a poco se hacía con el balón, se estiraba y llegaba hasta los aledaños de Ter Stegen, que tuvo que realizar un par de buenas intervenciones. El conjunto local no dio para más y los de Koeman se llevaron tres puntos pero dejaron malas sensaciones una jornada más. Y con el ‘caso Griezzman, que jugó unos minutos, ya puesto claramente encima de la mesa.

En el resto de choques destacar el empate de Osasuna, merecido, en Anoeta frente a una Real Sociedad con muchos cambios, bajas y que parece fatigada después de tantos encuentros. Los donostiarras se vieron sorprendidos por un equipo rojillo bien plantado que aprovechó un grave error defensivo para adelantarse en el marcador y después aguantar al menos un punto que le ofrece un leve respiro. En un partido importante para el descenso, el Valladolid demostró que jugar a domicilio se le da muy bien. Derrotó a un Getafe vulgar que necesita refuerzos porque se está quedando muy abajo y después es complicado salir. Parece que Kubo llegará en las próximas horas y puede ser un refuerzo interesante para los azulones. Victoria importante también para el Éibar gracias al doblete de Bryan Gil, que se está saliendo en Ipurúa, donde las grandes figuras realizan su master anual. El Granada no fue rival. Parece que los de Mendilíbar despiertan. El que ya es historia en el Athletic es Garitano, que a pesar de derrotar al Elche fue despedido. Los malos resultados, el pésimo juego y las luchas internas en la directiva hicieron posible algo que no parecía claro sobre todo después de sumar los tres puntos. Pero era un asunto ya decidido, con caducidad. Llega Marcelino, que deberá adaptarse a una plantilla joven pero con menos calidad de la esperada para hacer un buen fútbol. Veremos si termina como en sus anteriores equipos, es decir, bastante mal.

Finalizo recordando que en el derbi sevillano hubo tablas, justas, después de un partido regular y con muy pocas ocasiones de gol. Y triunfo del Villarreal por la mínima frente a un necesitado Levante. Para esta noche queda el Valencia-Cádiz, donde los de Gracia se la juegan.

 

Comentarios