La nevada histórica que ha caído sobre España este fin de semana trastocó varios partidos de LaLiga y suspendió el Atlético-Athletic. El Real Madrid sí jugó en Pamplona y la pifió, empatando, mientras el Barcelona aplastaba al Granada tras una gran actuación de Messi y Griezzman. Gran victoria del Sevilla ante una Real Sociedad cansada.

No pudo pasar del empate el Real Madrid en Pamplona. Sin duda, un mal resultado para sus intereses pero un marcador justo después de ver el partido. Osasuna controló en todo momento a los blancos, ejerciendo una importante presión desde la delantera para impedir la salida del balón controlada de su rival y rompiendo el escaso ritmo que imponían los de Zidane. De forma sorprendente, el técnico francés colocó a Hazard en el equipo titular y el belga le respondió con otro partido flojo, uno más. El belga no termina de encontrarse desde que llegó a Madrid y se le está pasando ya el ‘arroz’. No desborda, no juega con velocidad, nada de nada. Es una sombra patética trotando por el césped. Su nivel ahora mismo está muy por debajo de sus compañeros aunque conviene recordar que costó una millonada y que, en teoría, es uno de los mejores jugadores del mundo. Pero entre lesiones, errores y otras cuestiones no está dando el rendimiento que de él se espera y cada día son más las voces que piden su venta. Por ahora el fichaje ha sido ruinoso para el Real Madrid. El partido, como era de esperar, fue un toma y daca en un campo complicado, húmedo, pesado y con nieve en algunas zonas. Además, los copos no dejaron de caer durante los noventa minutos, haciendo aún más difícil jugar al fútbol. Pero son profesionales y no valen discusiones. El campo y el clima eran iguales para todos, y Osasuna supo adaptarse mejor, aprovechó sus oportunidades y parece que va mejorando sus prestaciones. No hubo goles, pero el partido fue relativamente vistoso y su resultado justo a todas luces. Pinchazo de los blancos, que tampoco pueden criticar el viaje ni las cuatro horas metidos en un avión. Son profesionales y viajan en primera, aunque tengan que estar esperando en el aeropuerto.

El sábado también disputaron sus partidos los equipos europeos, con triunfos del Barcelona y del Sevilla. Comenzando por este último, derrotó a una Real Sociedad que plantó cara y, probablemente, mereció el empate, pero le faltó físico en la segunda mitad y, sobre todo, acierto cuando el choque estaba igualado. Además, los vascos no contaban con un En-Nesyri en racha, iluminado de cara al gol. Marcó un hat-trick y a punto estuvo de encontrar el cuarto si no es por la buena intervención de Remiro. Sin duda fue el estilete sevillano que echó en falta la Real, que tuvo distintas ocasiones también muy claras pero que no acertó a marcar. El partido fue un toma y daca total desde el inicio porque en el primer cuarto de hora ya se habían marcado cuatro goles (2-2), más bien fruto de errores defensivos que de aciertos. Después las aguas se tranquilizaron, hasta que el marroquí volvió a batir la meta donostiarra nada más iniciarse la segunda mitad. Los de Imanol se lanzaron al ataque pero ante su falta de físico y su incapacidad para meter el balón entre los tres palos concluyó un choque frenético que dejó los puntos en Nervión. Mientras, el Barcelona desarboló a un Granada muy flojito que nunca se metió en el partido. Los de Koeman dejaron sentenciado el choque en una primera mitad demoledora con tres goles y distintas ocasiones. Griezzman resurgió entre el frío con un doblete y Messi no quiso ser menos para marcar de falta (por fin) y hacer luego un segundo tanto. Ambos delanteros marcaron a pares y el Barcelona se marchó feliz y más cerca del Madrid. Koeman parece que va encontrando su equipo. Además, una inoportuna lesión de Araújo dio paso a Umtiti, ya recuperado, que cuajó un buen partido y así se une a la lista de centrales blaugranas, que falta hacía. El Granada, poco que decir. Mal, fue superado de principio a fin. Mejor pasar página.

Victoria balsámica para el Levante sobre un Éibar que se adelantó en el marcador pero que no supo cerrar las contras y los balones largos de los valencianos. Los dos goles fueron casi iguales y cogieron muy adelantados a los hombres de Mendilíbar, que tenía un malestar evidente por lo sucedido. Suspiro para Paco López, que ve cómo se equipo va hacia arriba. También sale de una minicrisis el Cádiz, que se deshizo con rotundidad de un Alavés que, no obstante, pudo igualar el choque con un disparo al palo de Rioja cuando perdía 2-1. Después las prisas y una expulsión le hicieron encajar el tercero. Y victoria contundente para un Villarreal que se coloca de momento en puestos Champions tras aplastar al Celta por 0-4 con todos los goles marcados en la primera mitad, cuando fue un huracán. Y en el último partido del domingo, triunfo del Valencia sobre un Valladolid que no acertó en sus jugadas de ataque. Al contrario que Soler, que marcó un buen gol tras disparo desde fuera del área que Masip no atajó. Pudo hacer más el meta local, pero erró. Tres puntos de oro para los de Gracia.

Sin fecha para el Atlético-Athletic (se habla del 10 de marzo), esta noche concluye la jornada, esperemos, con el Huesca-Betis (21.00 horas) y las quejas de Pellegrini, con razón. Porque este encuentro, en enero, debería jugarse -con o sin temporal- por la tarde a primera hora, y no ya avanzada la noche. En fin, así es LaLiga de Tebas. Y antes, a las 19.00, el Elche-Getafe suspendido el domingo.

Comentarios