Nuevo batacazo del Barcelona y el Real Madrid ya es el líder en solitario de LaLiga. Otro que se la pegó fue el Atlético, que no supo ganar y cae de puestos Champions. Por abajo, los tres últimos se mantienen en sus posiciones pese a que todos ellos empataron.

Pues Valverde parece que no era el problema. Llegó Setién, pareció evidenciarse una ligera mejoría en el Barcelona, pero a la tercera los blaugranas se la pegaron de bruces y con toda justicia frente a un Valencia muy superior desde el inicio. El partido de los hasta el sábadolíderes fue verdaderamente penoso, indigno diría yo de un club campeón que cuenta con Messi en su plantilla y con algunos de los mejores jugadores del planeta. El Valencia de Celades -un hombre de la cantera culé- no pudo contar con su guía y faro, Parejo, por sanción, pero dio igual porque sus compañeros realizaron un partido muy completo y merecieron el triunfo. Incluso puede decirse que fue corto porque en la primera mitad, aún con el empate en el marcador, Maxi erró un penalti que despejó muy bien Ter Stegen. Por cierto, del batacazo sólo se pudieron salvar el propio meta alemán y Messi. El resto, para olvidar. Algunos jugadores, como Sergi Roberto, Piqué o De Jong han desaparecido del mapa porque, aunque juegan, no se les ve en el campo o cometen muchos más errores de lo normal. El centro del campo no crea y la defensa apenas achica. Arriba sólo Messi confirma sus posibilidades, mientras Griezzman continúa perdido. Setién ha conseguido que el Barcelona tenga una posesión escandalosa, pero eso no sirve de nada si no creas ocasiones, dejas a tu equipo vendido en defensa y no cierras bien en las transiciones. El resultado no puede ser otro que la derrota, un juego pésimo y la pérdida del liderato. Y con el Madrid en cabeza, ganando en fiabilidad, el futuro -con la Champions a la vuelta de la esquina- no puede ser más negativo. Señalar, además, que el Valencia fue muy superior y que mereció los tres puntos, que además le acercan a los puestos importantes.

El Real Madrid, por fin, lidera en solitario el campeonato. Fue capaz de derrotar al Valladolid a domicilio en un partido intenso, de mucha pelea y poco fútbol. Un gol de Nacho de cabeza en la segunda mitad le sirvió para sumar un nuevo triunfo que le destaca en la tabla y mete en una sonora crisis a su rival más directo, el Barcelona. No fue un buen partido de los blancos, sobre todo en la primera mitad, pero tras la reanudación sí consiguió conjuntarse mejor y ser superior a su rival, quien no obstante llegó a ver cómo el VAR le anulaba un gol por fuera de juego. Pero lo importante son los puntos y el grupo de Zidane los logró. Ahora llega la Copa y el próximo fin de semana un Atlético en crisis. Para el Valladolid ahora comienza su verdadera Liga.

También bajan revueltas las aguas por el Metropolitano. El Atlético continúa su racha negra y sigue perdiendo puntos. El domingo le tocó pinchar con el Leganés, uno de los colistas, que consiguió empatar sin goles y sumar un valioso punto. Los colchoneros llevan una racha nefasta en los dos últimos meses e incluso han salido de los cuatro primeros puestos del campeonato. El proyecto se tambalea y a Simeone se le empieza a reducir el crédito. Otro que continúa en racha es el Getafe, que se deshizo por la mínima del Betis tras marcar un penalti en los minutos finales. Fue un choque muy parejo del que los béticos salieron muy enfadados porque una posible intervención del VAR le podría haber dado un penalti a favor que hubiera supuesto el empate. Pero al final la victoria se quedó en casa y el Getafe sigue arriba. Mantiene también la racha el Sevilla, que sólo necesitó del primer tiempo para despachar a un indefenso Granada. Lopetegui tiene conectados a sus hombres, que no ceden.

Tampoco cede la Real Sociedad, que aplastó a un muy débil Mallorca que nunca tuvo opciones siquiera de puntuar. El partido de los bermellones fue un nuevo fiasco a domicilio y así es imposible salir de la parte baja. Una nueva oportunidad perdida y un punto que han recortado los tres perseguidores en la pelea para huir de la quema. Para la Real, semana de gloria tras eliminar al Espanyol de la Copa y en vísperas de recibir a Osasuna con la mira puesta en los cuartos de final. Precisamente el Villarreal también ganó, en los últimos minutos, después de sufrir durante toda la segunda mitad en Mendizorroza. El Alavés apretó y apretó hasta lograr el empate, y cuando pacería que todo terminaría en tablas llegó el segundo tanto de los amarillos que dejó helado al conjunto vitoriano. De nuevo los de Calleja se colocan en puestos altos, ahora que han recobrado la racha positiva.

Finalmente, recordar el empate del Celta ante el Éibar que le deja a sólo un punto del Mallorca y de la salvación, pero que no le saca de pobre. Fue una nueva ocasión perdida para los gallegos, que no terminan de encontrar la regularidad. Y recordar la victoria, fácil, el pasado viernes de Osasuna frente a un inofensivo Levante. Los navarros fueron muy superiores y se colocan en mitad de la tabla, libre de problemas.

Comentarios